25 de agosto de 2014

Dos respuestas falangistas a Podemos



Desde que Podemos consiguió los cinco eurodiputados hace unos meses, han sido varios los que han comparado a esta nueva cara del marxismo con el nombre de Falange. Algunos periodistas lo han hecho con la evidente intención de sembrar el pánico entre sus lectores, ya que la palabra “falangista” es una de las que más miedo producen entre el demócrata medio. Otros, en cambio, han tenido la ocurrencia de comparar de manera positiva el programa de Podemos con la Falange fundacional.

Por desgracia, los españoles acostumbramos a etiquetar mucho y a analizar poco (o nada). Pero contamos con excepciones. Juan Manuel de Prada, uno de los mejores articulistas que pueden leerse hoy, escribió lo siguiente sobre Pablo Iglesias el pasado 5 de julio en ABC: “Pablo Iglesias provoca miedo porque tiene un «relato», una visión del mundo; en definitiva, porque cree en unos principios (naturalmente erróneos) que desarrolla de forma congruente y aplica con irreprochable lógica a las diversas cuestiones políticas. Por eso tanto la «casta» política como sus «mayordomos» (permítasenos el empleo jocoso de la jerga pauloeclesiástica) están alborotados: porque, para ellos, los principios son tan sólo un pin que se ponen en la solapa, para provocar la adhesión refleja de su clientela, mientras que Pablo Iglesias cree a machamartillo en sus principios y está dispuesto a aplicarlos. Quienes se mueven por intereses siempre han sentido pánico ante quienes se mueven por principios, sin importarles que tales principios sean acertados o erróneos. Tienen miedo a Pablo Iglesias; y, para vencerlo, tratan de inspirárselo a su clientela, agitando el espantajo del comunismo. No pueden combatirlo honorablemente porque no tienen otros principios contrarios que oponerle, por la sencilla razón de que no creen en ninguno”.
La lista podría abarcar más, porque Juan Manuel de Prada ha escrito muchos artículos geniales en lo que llevamos de 2014. Basta lo anterior para saber que, sin dejar a un lado su visión sobre la política, analiza las causas que han provocado la aparición de Podemos y no se queda en las horribles simpatías de esa gente por los bolivarianos y los abertzales.

Pero Juan Manuel de Prada no es falangista y este artículo habla de dos respuestas falangistas a Podemos. La primera a tener en cuenta es la de Juantxo García, columnista habitual del periódico Patria Sindicalista:
(…)
Empezaremos diciendo que "Podemos" no es, en absoluto, una irrupción de radical novedad.
(…)
El paralelismo entre el PSOE los años setenta y el "Podemos" de hogaño es evidentísimo.
La "casta" es el equivalente al "Movimiento", sólo que los de ahora son más inmorales y trincones que los orondos "procuradores". Las "ideas renovadoras" del televisivo Iglesias corren parejas a las del no menos "atractivo" González, aquel abogado laboralista con chaqueta de pana del que todas las chicas en edad de merecer querían un hijo suyo.
La diferencia sustancial entre un González y un Iglesias reside, empero, en un detalle hasta cierto punto irrelevante: mientras Felipe González fue preparado desde el primer momento para convertirse en un "hombre de Estado" (para lo cual contó no sólo con el poderoso caballero que le llegaba de Bonn, sino de las simpatías de la CIA e incluso la protección de los servicios secretos franquistas de la época), Iglesias ha tenido que hacer un salto estratégico más audaz.
¿Y en qué consiste ese salto estratégico? Pasar de la secta trotkista que iba, de partido en partido, succionando militantes de allá y de acá, a hacer "entrismo" directamente en el Sistema, como partido político, a pecho descubierto, sin red protectora.
 
(…)
 
¿El programa de "Podemos"? El programa de Podemos no existe más allá del ramillete de topicazos que les oíamos a los de la LCR hace la friolera de cuatro décadas. Allí donde ponían "dictadura del proletariado" colocan ahora "gobierno de la mayoría de izquierda" y sanseacabó. Desde mi particular punto de vista, el programa (o lo que sea) de "Podemos" sólo tiene importancia para los "tertulianos" de radios y televisiones; para el españolito que vota, ninguna. ¿Cuál es el porcentaje de españolitos (Martínez "el facha" incluido) que se leen los programas de los partidos políticos enfrascados en una batalla electoral? Pues eso.
La realidad, pura y dura, es que Pablito representa "lo nuevo" y el PP-PSOE-IU representa "lo viejo" (esto es, el "tapón histórico") y, de igual manera que nuestros jovenzuelos se vuelven tarumbas con la aparición de la nueva versión de la PlayStation, el votante medio ansía novedades porque está harto de "castas", de la misma manera que quien come merengue como postre todos los santos domingos del año, acaba aborreciendo el merengue.
¿Subirá "Podemos" en las próximas elecciones? Que nadie lo dude: ese poso vengativo tan castizo, tan nuestro, hará de factor multiplicador. Y yo que me alegraré, no tanto por ver en loor de multitudes a un mesías trotskista travestido, sino por contemplar el magnífico espectáculo de cómo el "partido único" (léase PPSOE) y su "sección femenina" (léase IU) se rompen los dientes a costa de un monumental batacazo.
¿Y España?, se pregunta Martínez "el facha". ¿Qué pasará con España si triunfan los "rojos"? Con una España empobrecida, socialmente desmantelada, laboralmente incrustada ya en el tercer mundo y con una juventud absolutamente bloqueada y desorientada, pocas cosas pueden pasar ya salvo su descuartizamiento territorial o una guerra civil del gusto del Tío Sam. El "bolivarianismo" del que se acusa a Pablito no lo ha traído Pablito, sino los estados mayores del PSOE y el PP. Si Pablo Iglesias es para mucha gente una esperanza, es porque estamos rodeados de cuatreros, mafiosos y cleptómanos de toda laya y condición, que han conducido España a la angustia del encefalograma plano y las neveras vacías.
¿Y los falangistas? ¿Qué vela pintamos en este entierro?
Desde mi punto de vista, los falangistas, debemos seguir dos estrategias con respecto a esta eclosión, y quiero que conste en acta que esta es mi opinión estrictamente personal.
1) Siguiendo al gran Friedrich Nietzsche, los falangistas debemos colaborar en ayudar, no a sanar al enfermo (el capitalismo), sino en facilitar su entierro. Eso significa, simple y llanamente, que no podemos ni debemos formar parte de "frente nacional" alguno para salvar a la derechona. Queden, pues, las "movidas maidanescas" para los extraviados, los imbéciles, los retrasaditos y los nazifachas, valga la redundancia.
2) Los falangistas debemos seguir, erre que erre, en nuestras posiciones políticas revolucionarias: dignidad humana, justicia social y unidad nacional. Con todos los cambios estéticos y estratégicos que se consideren oportunos por la dirección de la organización, pero firmes en un programa abiertamente ANTICAPITALISTA y ciento por ciento PATRIOTA. En estos momentos, los falangistas TENEMOS QUE DAR TESTIMONIO DE CLARIDAD DE IDEAS frente a la confusión estimulada por los beneficiarios del Sistema.

La otra respuesta falangista a Podemos es la de Pedro Conde Soladana, ex Jefe Nacional de Falange Española de las JONS (Auténtica):
Es tal el acelerón que ha tomado “PODEMOS” en la carrera política, tales la extensas meditaciones a que da lugar su aparente e inmediato éxito, que voy a adelantar algunas de las que me motiva el restallante eco de la figura de Pablo Iglesias II. Me prometo y prometo profundizar  más en tales reflexiones porque el fenómeno no es baladí y creo que, entre otras consideraciones al respecto, hay una que se define con un dicho popular: “No se pueden mezclar –confundir- churras con merinas”.
He leído algunas opiniones que me asombran por venir de quien vienen, como ha sido  una que pone entre interrogantes si tal movimiento político, “PODEMOS”, viene a ser una versión de la nueva Falange. Que no; que una especie es la oveja churra y otra la oveja merina. Las dos son razas hispanas, con su respectiva historia y diferencias. Entre otras características, se distinguen por la lana; es más fina la de la merina que la de la churra. Así que en cuestión de lanas me quedo con la de la merina por esa finura y rechazo la churra por su bastedad. Lo mismo me pasa con las ideologías. Distingo entre las que le dan su categoría al individuo hasta definirlo como “portador de valores eternos”, de las que lo envuelven en una masa informe, lo despersonalizan, lo colectivizan arrebatándole la propiedad, que es la “proyección del hombre sobre sus cosas”, lo estatizan hasta destruirlo en un comunismo que en nombre de una pretendida igualdad lo masifica hasta reducirlo a una unidad de un rebaño. Esta terrible experiencia ya la ha vivido la humanidad.
A “PODEMOS” lo podemos seguir hasta donde ha llegado después que nosotros. No hay contradicción en lo dicho. Antes que naciera Pablo Iglesias II ya estábamos denunciando, NOSOTROS, la corrupción de esta democracia, la casta política, el “tiburoneo” de banqueros y financieros, la injusticia y desigualdad social, la falsa cultura del pueblo, la sutileza en la explotación del hombre actual por el capitalismo moderno, la falta de libertad en los medios de comunicación por su generalizada venta al poder político, etc., etc.; incluso el montaje monárquico que arropa todo este sistema de intereses partidistas y partidarios tan lejos de los verdaderos intereses nacionales.
Y aquí, en los verdaderos intereses nacionales, es donde reside la absoluta discrepancia con todos los Pablos Iglesias y “PODEMOS”, habidos y por haber. Nosotros no apoyamos ni abierta ni veladamente a separatistas, terroristas y demás ralea en cuyo programa político está escrita e inscrita la ruptura de nuestra Patria.
Así que después de la denuncia, y solamente hasta ella, de todos los males de España podemos seguir con “PODEMOS”. Pero ni un solo paso más. Al menos por mi parte.

Dos conclusiones podemos sacar a lo escrito por Juantxo García y por Pedro Conde: una, que Podemos no ofrece a los españoles nada nuevo, sólo es un cambio de cara y de lenguaje del marxismo de toda la vida; y dos, que los falangistas no sólo llevamos mucho más tiempo denunciando una serie de males que Podemos ha convertido en sus “puntos fuertes” ahora, sino que nuestras propuestas son más amplias y revolucionarias.

En resumen, que no tenemos nada que envidiar a Podemos y sí mucho que lamentar por no haber podido llegar a un número importante de compatriotas durante las últimas décadas.

23 de agosto de 2014

La derrota que puede costar la temporada



Antes de la derrota de anoche, el Real Madrid aspiraba a todo durante la próxima temporada. Ahora, sin embargo, se han destapado una serie de problemas que pueden lastrar al equipo en los próximos meses y dejarle al final en blanco.
No quiero ser alarmista. El Real Madrid ha montado un gran equipo y sigo creyendo que será el gran rival a batir en España y en Europa. Pero la mala actuación de Casillas en la Supercopa de España y el “caso di María” pasaron factura anoche y han puesto al entrenador muy en entredicho. Si Ancelotti desea que el argentino continúe en el equipo, ¿por qué no se planta ante la directiva y les exige que le renueven y le mejoren el contrato? Ya erró con Diego López, permitiendo su salida para garantizar la titularidad de Casillas, y a la vista está que la decisión no fue muy buena.

Otro problema del equipo es su dependencia de Cristiano para ver puerta. Benzema ya ni ofrece detalles aislados y Bale está lejos del jugador que fue decisivo en las dos finales de la temporada anterior. Al margen de Jesé, que continúa recuperándose de su lesión, el Real Madrid sólo cuenta con el franco-argelino como delantero y la Supercopa de España ha confirmado que necesita urgentemente otro delantero de nivel. Por muy oportunista que parezca, hay que reconocer que ahora debe reconocerse el error de renovar a Benzema en lugar de traspasarlo. Desearía equivocarme, ahora o en el futuro, pero Benzema sigue sin convencerme, más allá de algunos buenos goles y detalles que hace meses que no vemos.

Por increíble que parezca, el propio Real Madrid ha creado problemas donde no los había. El equipo sólo necesitaba reforzarse con un delantero (y se decidió seguir con Benzema y Jesé), con un centrocampista (para lo que se contrató a Kroos) y con un portero (para lo que vino Keylor Navas, aunque desgraciadamente costó el puesto a Diego López y no a Casillas). James me parece un buen jugador, pero el equipo ya contaba con Isco y di María (y ahora di María tiene un pie fuera después de haber sido un jugador clave). La base del equipo no necesitaba cambios radicales, pero han cometido el error de juntar a demasiados jugadores franquicia en tan poco espacio.
Se culpa (y con razón) a Florentino Pérez, más preocupado de hacer dinero que de montar un equipo campeón; y en parte es así, porque un equipo realmente campeón no sacrificaría algunos títulos por contratar a jugadores nuevos que obliguen a empezar otra vez con el proyecto deportivo. La Supercopa de España no era un título menor, sino un trofeo que se jugaba contra un rival directo; además, para el Real Madrid no debería haber títulos menores si estos son oficiales.

Ahora queda esperar a que llegue septiembre para conocer el equipo con el que contará el Real Madrid para esta temporada. Todo parece indicar que saldrán di María y Khedira y que se contratará otro par de jugadores (lo normal sería que se fichara a un delantero y a otro centrocampista).

Repito que este equipo puede aspirar a todos los trofeos que dispute. Pero el entrenador debería asumir su responsabilidad y hacerse con el control de su trabajo. Podría empezar sentando a Casillas en el banquillo si no le ve lo bastante capacitado para ser titular en estos momentos. El madridismo se lo agradecerá.

21 de agosto de 2014

Los cuatro fantásticos de Occidente



El mundo contempla horrorizado cómo los islamistas del Estado Islámico asesinan a los cristianos y a los miembros de otras minorías religiosas en Irak. Gracias a Russia Today sabemos que Estados Unidos e Israel participaron en su creación, los primeros cuando empezaron a financiar a los opositores de Al Assad, algo reconocido por Hillary Clinton y que supone un reconocimiento implícito de su autoría en las “primaveras” que desde hace tres años han llenado los países árabes de islamistas; y los segundos a través de sus servicios secretos (en colaboración con Estados Unidos y Reino Unido), que se encargaron de adiestrar al líder del Estado Islámico, según han revelado los documentos robados por Edward Snowden, por la necesidad que tienen de que existan enemigos que justifiquen su política beligerante. Esta organización criminal también opera en Siria, donde los islamistas fueron armados por Francia.

A simple vista algo no cuadra. Los defensores de la “libertad”, la “democracia” y los “derechos humanos”, los “cuatro fantásticos” de Occidente… ¿armando a terroristas? Pero el algodón no engaña y ya ni ellos mismos pueden ocultarlo. Jhon McCain, el candidato del Partido Republicano que disputó a Barack Obama la presidencia de los Estados Unidos, es una figura clave en este entramado donde la democracia liberal y el terrorismo islamista se funden en un obsceno e hipócrita abrazo. Los mismos que apelaron al patriotismo de los estadounidenses y a la libertad para entrar a sangre y fuego en una nación extranjera en busca de unas armas de destrucción masiva han terminado creando un monstruo muchísimo peor que contra el que decían combatir.
Tampoco tuvieron vergüenza en vendernos la idea de que el Estado Sionista de Israel era el defensor de los occidentales dentro del mismísimo corazón de los malvados mahometanos que (interesadamente) olvidaron decir que habían creado (aunque Israel no “combate” contra terroristas que le llegan del exterior, sino contra un pueblo al que lleva décadas masacrando y que tiene toda la legitimidad moral para defenderse).

Al final, todos los débiles han salido perdiendo (los palestinos, las minorías religiosas de Irak y los occidentales de a pie que tenemos que sufrir la amenaza islamista dentro de nuestras fronteras). ¿Y para qué? La imagen de los “cuatro fantásticos” ha quedado muy desprestigiada en el plano internacional (y eso que la Organización de Naciones Unidas nunca se atrevería a imponerles una sola sanción). En el caso de Israel tienen poco de que preocuparse, ya que todo lo solucionan acusando a sus críticos de “antisemitas”; pero los otros tres no lo tienen tan fácil, sobre todo el belicoso Premio Nobel de la Paz y Presidente de los Estados Unidos. Entre otras cosas, ¿cómo justifican Francia y Reino Unido que deben enviarse tropas a Oriente para combatir al mal que han creado cuando, además, hay jóvenes con su nacionalidad que, en teoría, tendrían que estar asimilados al mundo occidental pero están yendo voluntarios a Siria e Irak para combatir en la yihad islámica? ¿Y cómo justifica Estados Unidos el derrocamiento del régimen de Sadam Husein, que protegía a la minoría cristiana, cuando ha entrado ahora en Irak con el argumento de que pretende defender a esta pobre gente asesinada por los mismos islamistas que reconoce haber creado?


La política internacional no es algo fácil. Fuera de ese ámbito, poco sentido tendría que rusos “conservadores”, sudamericanos filomarxistas y gobiernos musulmanes compartan objetivos comunes; y lo mismo puede decirse de la colaboración entre occidentales demoliberales e integristas islámicos. Pero la realidad es que los musulmanes que nos han presentado durante años como los más peligrosos para la paz mundial (la Siria de Al Assad, el Irak de Husein y la República Islámica de Irán) no han sido una amenaza para el resto del mundo y, en cambio, sí lo han sido los grupos integristas que en algún momento han recibido el apoyo de los “cuatro fantásticos” en su particular partida de ajedrez (hace unos años Al Qaeda; ahora el Estado Islámico y en menor medida los rebeldes sirios); de la misma manera,  los acusados de pertenecer al “eje del mal” son los que más han hecho por defender a las minorías religiosas de su país mientras los “demócratas” han armado a los terroristas que persiguen a estas minorías. Estos defensores de la “libertad”, la “democracia” y los “derechos humanos” son la verdadera amenaza para la paz mundial y las auténticas armas de destrucción masiva.

http://desdemicampanario.blogspot.com.es/2014/08/gabriel-garcia-los-cuatro-fantasticos.html#more

http://www.hispaniainfo.es/web/2014/08/24/los-cuatro-fantasticos-de-occidente/
Este artículo fue publicado en la bitácora Desde mi campanario el 21 de agosto de 2014 y en el portal Hispaniainfo el 24 de agosto de 2014

17 de agosto de 2014

Habló de puta la tacones

Desde que tengo uso de razón vengo escuchando tópicos de principios del siglo XX sobre la vinculación política entre la derecha y la Iglesia Católica, sobre todo de los sectores más anticlericales. “No hay que mezclar la política con la religión”, he leído y escuchado en varias ocasiones; sobre todo cuando se habla de la Guerra Civil Española como Cruzada de Liberación o cuando se defienden los valores morales católicos dentro de la militancia política.



El viernes pasado tuvo lugar en Toledo una misa en honor a la Virgen del Sagrario. El alcalde socialista, Emiliano García-Page, no faltó a la cita. Sabe muy bien que eso en Toledo da votos, porque en la Ciudad Imperial los socialistas nunca podrían hacer gala del discurso anticlerical que sí utiliza Tomás Gómez en la provincia vecina de Madrid. Pero centrémonos en lo importante: el alcalde de Toledo, miembro de un partido que de vez en cuando amenaza con romper los tratados con El Vaticano, manifestó ante la prensa que la tradición de beber agua del pozo de la catedral en un botijo es “bonita, sencilla y yo diría que muy democrática, porque está al alcance de todo el mundo sin ninguna traba, sin ninguna dificultad y sin ningún coste”. Es decir, que mientras el sector mayoritario del Partido Socialista acusa a la Iglesia Católica de atentar contra los “derechos” de las mujeres, de “homofobia” y de ser una institución “retrógrada”, un alcalde socialista va diciendo que una tradición católica es muy “democrática” por estar al alcance de todos. Siguiendo la lógica de Emiliano García-Page, podríamos decir que el aire es democrático porque respirar es gratis y no entraña grandes dificultades, o que dormir también es democrático porque está al alcance de todos.
Está muy comprobado en las tierras toledanas que, por conseguir votos, los socialistas son capaces de atribuir la denominación de un régimen político a una tradición que existía mucho antes de que se impusieran las urnas electorales en la vida de las personas. Pero hay algo peor que las estupideces ocasionales de un alcalde socialista.



Pablo Iglesias volvió a tener su protagonismo en los medios gracias a otra de sus declaraciones: “Jesucristo habría estado en Podemos”.
Hay que reconocer que el marxismo ha evolucionado. Lo de que “la religión es el opio del pueblo” lo han aparcado y ahora pretenden “fichar” a Jesucristo para sus filas.
Puede que no haya ninguna relación, pero quiero decirlo para que se vea a dónde quiero llegar. Hace años tuve a un “profesor” de Historia que ahora parece estar vinculado a Podemos. Hasta ahora es el tipo más sectario políticamente con el que he tenido la desgracia de toparme. Recuerdo que en una ocasión habló de los curas de la Teología de la Liberación, mostrándolos como unos curas fantásticos frente al “reaccionario” Benedicto XVI. También nos enseñó una foto de Franco con unos obispos durante la Guerra Civil, diciendo: “Aquí tenéis a Franco y a los curas, todos con el brazo levantado”. Después de lo que escuché con aquel profesor y de lo que veo en el tertuliano, estoy convencido de que los marxistas no tienen problemas en tener a “católicos” entre sus filas, aunque nunca dejarán de ser los freaks de turno para ellos. Eso sí, el “cristianismo” que ellos aceptan es aquel que sólo es una creencia en Dios y que en ningún momento sustituye la “moral” propia del marxismo (no olvidemos que, en cierto modo, el marxismo es una religión para ateos). Por eso Pablo Iglesias se toma el lujo de soltar la barbaridad que dijo, ya que nadie de sus filas se escandalizará por entregar un carnet de Podemos a Jesucristo si eso sirve para atraer a más gente a su grupo; además, así puede seguir el camino marcado por Hugo Chávez, la “divinidad” bolivariana, y su “profeta” Nicolás Maduro, con conocidos antecedentes de misticismo.

Aunque las actitudes de gente como Emiliano García-Page y Pablo Iglesias no deberían sorprendernos. Ambos son unos oportunistas que buscan votos y titulares en los medios, respectivamente, y sus declaraciones demuestran que su relación con cualquier tipo de fe es pura fachada (en el caso del primero) e inexistente (en el caso del segundo).
Lo que resulta muchísimo más preocupante son personas como Lucía Caram y Teresa Forcades, que son monjas que han salido en los medios lanzando discursos políticos claramente partidistas y en contra de las creencias que dicen seguir, y nadie parece haber tomado cartas en el asunto.


De Lucía Caram sólo hay que leer algunas de sus declaraciones en una entrevista que le hicieron en La opinión de Málaga el pasado 23 de enero:
-          Estamos en una Iglesia patriarcal, a la que se le ha pasado el tren de la historia. En este sentido, Francisco ha traído un poco de normalidad. Si antes me descalificaban, ahora el Papa me ha redimido, ya que apoya todo el tema de las redes sociales. Estamos en un momento en que cada uno tiene que ser fiel a su conciencia. El Evangelio no vende ninguna ideología ni controla las conciencias, ni da recetas morales. Es una buena noticia que nos tiene que ayudar a ser personas mejores y trabajar por la justicia. Cristo no vino a inaugurar ninguna religión sino a instaurar un nuevo orden. Así que la religión no puede ser una nueva ideología ni un organismo de poder para controlar a la gente, como algunos pretenden. Y esto nos ha pasado factura. La Iglesia tiene que aprender a vivir en pobreza y a la intemperie, porque durante muchos años hemos vivido junto a mucha porquería”.
-          Yo siempre me pregunto qué haría Jesús, y Él siempre bendecía. Nunca maldecía. El matrimonio y el amor siempre es bendecido. Que institucionalmente se nieguen a elevarlo a la categoría de sacramento es otra cosa. Pasarán muchos años para eso. Yo no me siento capaz para condenar a nadie. Estamos llamados a bendecir cualquier tipo de amor. El que no bendice, maldice. Y eso es pecado”.
-          Estar embarazada es una cuestión de dos. Habrá casos que lo decida la mujer sola y otros muchos en que sea la pareja. Tenemos que ser respetuosos y que la mujer no sea la única que cargue con toda la responsabilidad. Habrá que buscar facilidades para las personas que quieran tener un hijo. Pero quienes tomen libremente la decisión tienen que ser las personas. La Iglesia no puede meterse ahí. Ni siquiera Dios, que por algo nos hizo libres”.
-          Hay que separar la religión de la política, acompañar a la gente, formar las conciencias y volver al Evangelio, donde hay muy pocas cosas mandadas y prohibidas”.


Recuerdo especialmente una noche en que Twitter se llenó de mensajes de comunistas diciendo que estaban en contra de la religión católica, pero que les caía muy bien Lucía Caram y que ojalá toda la Iglesia fuera como ella. Lo dicho: en el fondo Lucía Caram les parece una freak, pero saben que ese discurso no es el oficial de la Iglesia Católica y que ésta dejará de molestarles con sus valores morales si algún día se impone la visión de esa monja. Y lo mismo podemos decir de la otra, portavoz del separatismo.


La derecha no ha sido la única que ha tirado de la religión para ganar votos e influencia. Tras muchos años criticando eso (¿cuántas veces habrán dicho, durante los últimos años, que el Gobierno del Partido Popular legislaba según la dirección de la Conferencia Episcopal?), ahora la izquierda (incluso la más retromarxista) utiliza la religión como excusa para presentar su discurso. Y al ver eso (igual que me sucede cuando escucho a los socialistas criticar la corrupción) no puedo evitar acordarme de ese famoso refrán español (porque si de algo andamos sobrados los españoles de refranes) que dice “Habló de puta la tacones”. Lo dicho: a buen entendedor, pocas palabras bastan.

14 de agosto de 2014

Quenelle judeo-musulmana


El cómico Dieudonné Mbala publicó esta foto el pasado 14 de julio en su cuenta de Twitter. Puede verse juntos a judíos y musulmanes, en actitud nada hóstil, saludando con la famosa quenelle que puso tan histéricos a los sionistas en Francia hace varios meses (y no sólo por el gesto que este cómico utilizaba en su show; además, hasta un futbolista tan conocido como Nicolás Anelka celebró un gol así).

Desde hace tiempo, los que controlan el mundo occidental quieren hacernos creer que la oposición al sionismo y a su ente político de Israel es sinónimo de antisemitismo y deseo de exterminar a los judíos. Por desgracia, hay muchas personas que (con mejor o peor intención) caen en esa trampa. Pero gracias a internet y a las redes sociales uno se encuentra fotos como ésta y ve que el conflicto de Palestina no es ningún enfrentamiento entre dos grupos religiosos, sino el crimen del Estado de Israel que se erigió en un territorio ocupado donde lleva décadas asesinando impunemente a la población despojada de sus tierras y derechos, obligada a vivir encerrada tras un muro que es bombardeado cada cierto tiempo ante la pasividad de la comunidad internacional (que, como mucho, se limita a decir que lo que Israel hace está mal y a pedir que las dos partes busquen la “paz”). De la misma manera, tampoco puede decirse que Israel esté defendiendo al mundo occidental del terrorismo islamista, sobre todo porque se le atribuye estar detrás del origen del criminal Estado Islámico, los islamistas empeñados en exterminar a los cristianos de Irak; y por su oposición al régimen sirio liderado por Al Assad, que es quien está combatiendo realmente contra la amenaza islamista.

Con buena voluntad y respeto mutuo, judíos y musulmanes podrían convivir en Palestina sin problemas. Pero para ello es imprescindible que desaparezca el Estado Sionista (lo repito una vez más: me refiero a la estructura política israelí y no los judíos) y que en Palestina gobierne un régimen al estilo del de los Al Assad en Siria (porque, aunque Hamás surgiera mucho después de la invasión sionista, su islamismo impide que se les pueda tener en cuenta para una solución justa del conflicto porque dudo que aceptaran en su Estado a los judíos que rechazan hoy la política israelí o a los cristianos que también sufren los bombardeos sionistas).


El problema, en resumen, no son los judíos o los musulmanes, sino los sionistas y los islamistas. Toda nación que aspire a ser libre y soberana tiene la obligación de combatir a estos dos males. El problema es que la mayoría sólo quiere ver a uno de ellos.

13 de agosto de 2014

El Real Madrid aspira a todo en la próxima temporada 2014 / 2015



Habla Carlo Ancelotti de un cambio de ciclo. Y razón no le falta. El Real Madrid confirmó ayer que ha encontrado un estilo de juego y la conquista de la Décima Copa de Europa ayudó a espantar muchos fantasmas del pasado. No es casualidad que el desgaste del modelo de posesión del Barcelona y de la Selección Española coincida con este auge del modelo de la efectividad del que hacen gala el Real Madrid y el vigente Campeón del Mundo, Alemania. El cambio de ciclo no sólo se está produciendo en el Real Madrid, también en el resto del mundo futbolístico. Quizá el tiki-taka vuelva a imponerse en el futuro, pero ahora mismo sus días parecen contados (salvo algún triunfo a nivel de clubes del Barcelona, que sería el representante más fuerte de ese estilo).

En cuanto al Real Madrid, este año se presenta como el mayor candidato a todo. Cristiano Ronaldo sigue en su línea de crack mundial y anoche volvió a ser decisivo para ganar la Supercopa de Europa al Sevilla. Gareth Bale este año sí pudo hacer la pretemporada normal de un jugador profesional de su categoría y todo apunta a que podría mejorar muchísimo sus números de la 2013 / 2014; la temporada anterior, a pesar de sus buenos números, se notó bastante, sobre todo al principio, la falta de una preparación correcta en verano. De la delantera quien más incógnitas deja es Benzema, un jugador que (al menos para mí) resulta desesperante en muchos partidos; aunque el regreso de Jesé puede completar a la perfección la delantera si confirma la línea ascendente del ejercicio anterior.
De aquí al cierre de las contrataciones es posible que varíe el centro del campo. Aunque, deportivamente, la actual plantilla ofrece diversas opciones a Ancelotti para salir con un equipo competitivo ante cualquier rival: Xabi Alonso e Illarramendi, aunque son los que más dudas despierten por el estado de forma y el nivel del año anterior, pueden ser aptos ante cualquier rival; di María, aunque parezca tener un pie fuera, jugó al mejor nivel que le recuerdo en los meses previos a éste; Kroos y James me parecen dos buenos fichajes, jóvenes y con experiencia en partidos internacionales (aunque reconozco que apenas les he visto jugar); Isco, a pesar de jugar menos de lo esperado en su primer año, puede ser importante si se adapta tan bien como di María al centro del campo; y, finalmente, queda Khedira, otro con un pie fuera pero que perfectamente puede ser titular.
La contratación de otro jugador para el centro del campo me parece poco probable, sobre todo porque, aun saliendo di María y Khedira, seguirían quedando cinco jugadores para tres puestos titulares y Ancelotti ya ha avisado de que habrá rotaciones.
En la defensa parece que seguirá la sana competencia entre Coentrao y Marcelo en el lateral zurdo, al tiempo que veo a Carvajal mucho más titular que Arbeloa.
Los centrales son el puesto del que más dudo. Sergio Ramos y Pepe apuntan a titulares y, salvo que tengan alguna etapa de irregularidad, eso da estabilidad al equipo por los años que llevan jugando juntos. Varane puede ser un buen recambio para ambos, aunque no sería mala idea que se le empezara a dar más presencia en el equipo. El cuarto en discordia, Nacho, es quien me resulta menos fiable para un partido contra rivales de la talla del Barcelona o el Bayern de Múnich.
Finalmente, el dilema de la portería parece momentáneamente zanjado por la marcha de Diego López. Casillas anoche tuvo pocas pero buenas intervenciones y eso le ayudará a mejorar su confianza, pero perjudica al Real Madrid. El capitán sobrevalorado es el gran problema del equipo y volverá a comprobarse si Keylor Navas le arrebata la titularidad.


Ahora, salvo un partido amistoso contra la Fiorentina, al Real Madrid sólo le queda la Supercopa de España contra el Atlético antes de empezar una temporada 2014 / 2015 en la que tiene la obligación de luchar por todo. Esa eliminatoria será otro ejemplo del fútbol directo y efectivo que se ha impuesto sobre el fútbol de toque (sólo hay que recordar que el Atlético eliminó al Barcelona en la Copa de Europa y le ganó la Liga en el partido que jugaron en la última jornada de la 13 / 14). Aunque, como es habitual, lo que en el Atlético es un fútbol “aguerrido” en el Real Madrid es un juego “rácano”, según el doble rasero de la prensa. Después de la Supercopa de España se irá viendo si se confirman las buenas sensaciones sobre este equipo o si el ciclo de Ancelotti tiene poca vida. Pero, ahora mismo, hay motivos de sobra para creer que la plantilla madridista es el rival a batir por los grandes equipos de Europa.

11 de agosto de 2014

El triunfo de la mediocridad



Iker Casillas por fin ha conseguido la titularidad en la portería del Real Madrid. La campaña mediática de la prensa y la cobardía de directiva y cuerpo técnico han sido claves para que Diego López, un gran portero y mejor profesional que el idolatrado Casillas, tenga que irse a Milán. Y todo para que el portero que a punto estuvo de hacer campeón de Europa al Atlético de Madrid vuelva a ser indiscutible.
Para Diego López esto no es el fin del mundo. Jugará en un equipo que suele aspirar a varios trofeos por temporada y cobrará un sueldo que ya quisieran la inmensa mayoría de los aficionados al fútbol. Pero también es cierto que los periodistas deportivos y una parte de la afición del Real Madrid han sido muy injustos con él y le han criticado sólo por ser titular por méritos propios en detrimento del “capitanísimo”.

Quiero decirlo antes de la Supercopa de Europa que mañana juega el Real Madrid contra el Sevilla. Lo más recomendable para el madridismo es que el equipo gane el trofeo y que Casillas tenga una noche desastrosa. Sólo así se darán cuenta, tanto la directiva como el cuerpo técnico, de que no puede mantenerse en el equipo a un jugador que se cree por encima del propio Real Madrid, que en sus 112 años de Historia ha tenido muchísimos más jugadores en sus filas aparte de Casillas.

En estos momentos es cuando más se echa en falta a un entrenador como José Mourinho. No ganó la Copa de Europa mientras estuvo en Madrid, pero puso las bases del equipo que fue campeón este año y tuvo el valor necesario para mandar al banquillo a un jugador que necesitaba un toque de atención a causa de su actitud y rendimiento (características que mucho le han faltado durante el último año y medio).


La “victoria” de Casillas sobre Diego López ha sido la de la propaganda y los intereses particulares sobre el mérito y el trabajo. El triunfo de la mediocridad, de alguien que además tiene la poca vergüenza de decir que siempre ha dado la cara. Algún día la Historia del fútbol le pondrá en su sitio como el mal capitán y peor compañero que ha sido en el Real Madrid, como el confidente de la prensa hostil al equipo del que vive y como abanderado de la claudicación ante el Barcelona durante algunos años.

10 de agosto de 2014

El sueño del sionismo produce antisemitas



El 7 de noviembre de 1938 era asesinado un miembro de la embajada alemana en París por un joven judío refugiado en Francia. Dos días después, durante la noche del 9 al 10 de noviembre, los nacionalsocialistas destruyeron numerosas sinagogas y comercios propiedad de judíos en Alemania antes de enviarles a los campos de concentración. Atribuyeron toda la responsabilidad a los judíos y aquello pasaría a la Historia como la “Noche de los cristales rotos”.
Es sorprendente cómo Israel actúa de una manera similar en su conflicto con el pueblo palestino. Tres jóvenes judíos que viven en un territorio ocupado (es decir, fuera de los límites de Israel, donde tendrían que saber que es peligroso estar) son secuestrados y asesinados. Israel, como buen Estado democrático, actúa como acusación y juez y culpa a Hamás. Pero no será la resistencia armada (surgida en 1987, mucho tiempo después de la creación del Estado Sionista y como respuesta a éste) quien sufra la decisión, sino la población civil.

El origen de este conflicto se encuentra en el mundo surgido tras la Primera Guerra Mundial. Palestina era una colonia británica que previamente había formado parte del Imperio Otomano. Reino Unido, como potencia vencedora, arrebataba al perdedor uno de sus territorios y lo mantendría hasta después de la Segunda Guerra Mundial.
El 29 de noviembre de 1947, la Organización de Naciones Unidas aprobaba el reparto de Palestina en dos Estados, uno judío y otro árabe. A ninguna de las partes les pareció justo el reparto y la guerra de 1948 permitió a Israel imponerse sobre sus vecinos árabes (a los que, lógicamente, no les gustaba que un invasor les arrebatara casi todas sus tierras). Desde entonces, Israel se ha convertido en el mayor aliado de Estados Unidos en Oriente Próximo gracias a la influencia que allí tiene el lobby sionista y actúa con una impunidad insultante. De habérsele medido de la misma forma que a otros, es más que posible que Israel hubiera sido intervenido militarmente por las grandes potencias, pero la ausencia de petróleo o diamantes no compensa lo suficiente a los Estados Unidos como para destruir a su perro de presa en nombre de los derechos humanos.

Con hacer uso de una lista de “palabras mágicas” (antisemitismo, nazismo y holocausto), los sionistas siempre encuentran la justificación para todo. Así, una diputada israelí puede llamar al asesinato de las mujeres palestinas para evitar el nacimiento de futuros “terroristas” sin que la comunidad internacional lo condene abiertamente, sólo para no ser calificada de “antisemita”. Porque este término ha vuelto a ponerse de moda. “El conflicto palestino desata el antisemitismo en Francia y Alemania”, titulaba ABC una noticia suya del pasado 24 de julio; El Mundo, por su parte, titulaba el 28 de julio su noticia sobre las manifestaciones en apoyo a Palestina como “Una ola de antisemitismo resucita viejos fantasmas en Alemania”.
Siguiendo la vieja táctica del comunismo y de la democracia de colgar al opositor una calificación despectiva que genera rechazo de manera automática, los sionistas pretenden que el rechazo a Israel sea sinónimo de odio a los judíos (parafraseando la famosa pintura de Francisco de Goya, podríamos afirmar que el sueño del sionismo produce antisemitas). Pero no es así. Para su desgracia, hay judíos que rechazan al Estado Sionista y lo consideran una institución contraria a su religión.
Hace poco tuve la posibilidad de leer Los mitos fundacionales de la política israelí, un trabajo del francés Roger Garaudy (un socialista desertor del comunismo que terminó en el catolicismo y después en el islam) que recogía las declaraciones de Israel Sahak, un escritor judío antisionista: “Soy un judío que vive en Israel. Me considero a mí mismo un ciudadano respetuoso de las leyes. Cumplo mi período obligatorio en el ejército cada año a pesar de que tengo más de cuarenta años. ¡Pero me niego a estar consagrado al Estado de Israel o a cualquier otro Estado u organización! A lo que yo estoy unido es a mis ideales. Creo que es necesario decir la verdad y hacer todo lo posible para preservar la justicia y la igualdad de todos. A lo que estoy unido es a la lengua y la poesía hebreas, y me gusta pensar que respeto modestamente algunos de los valores de nuestros antiguos profetas. Pero ¿rendir culto al estado? ¡Me imagino la reacción de Amós o de Isaías si les hubieran pedido que rindieran culto al reino de Israel o al de Judea!
Los judíos creen y dicen tres veces al día que un judío debe estar consagrado única y exclusivamente a Dios: “Amarás a Yaveh tu Dios con todo tu corazón, toda tu alma y todo tu poder”.
Una pequeña minoría aún cree en ello, pero me parece que la mayoría de su pueblo ha perdido a Dios y lo ha sustituido por un ídolo, exactamente como cuando adoró al becerro de oro en el desierto tras donar todo su oro para erigirle una estatua. El nombre de su moderno ídolo es Estado de Israel
”.
Como es de esperar, Los mitos fundacionales de la política israelí es un libro maldito. El autor, socialista y nada sospechoso de justificar o negar los crímenes del nacionalsocialismo (más bien todo lo contrario; sólo hay que leer, como ejemplo, lo escrito en la página 109: “Estos crímenes de Hitler no pueden ser subestimados, como tampoco lo puede ser el indecible sufrimiento de sus víctimas. Por esa razón, no hay necesidad alguna de añadir a este terrible cuadro el fulgor de unos incendios propios del Infierno de Dante, ni de aportarles la impronta teológica y artificial del Holocausto para poder percatarse de la ferocidad de esta inhumanidad), comete la “osadía” de desmentir los mitos sionistas como las cámaras de gas, la solución final, los juicios de Núremberg y el “derecho divino” del pueblo judío sobre la tierra de Palestina.

Otro rasgo habitual del sionismo es su actitud victimista. Uno de los ejemplos más recientes lo tenemos con la visita del Primer Ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, al Papa Francisco I en El Vaticano hace meses, cuando le regaló un trabajo “histórico” escrito por su padre (sionista confeso) en el que comparaba la España de los Reyes Católicos con la Alemania de Hitler, manipulando la verdad sobre la Inquisición Española y presentándola como una institución perseguidora de judíos y no como el instrumento que realmente era para defender la ortodoxia católica dentro de los fieles bautizados como miembros de la Iglesia. Lo peor es que Francisco I correspondió al gesto de Netanyahu, el pasado mes de mayo, depositando un ramo de flores en la tumba de Theodor Herzl, el fundador del sionismo.
Tampoco tiene desperdicio una entrevista que Alon Bar, el embajador de Israel en España, concedió en un chat del diario ABC hace varias semanas. Tuve la suerte de que respondiera a una de mis preguntas: “Si se oponen a Hamas por "islamistas", ¿por qué son opositores del régimen sirio liderado por Al Assad, que combate al terrorismo islamista que amenaza con apoderarse de Siria e Irak?”. La respuesta de Alon Bar fue la siguiente: “No nos oponemos a Hamas por ser islamista, sino por ser terrorista comprometido con la destrucción de Israel. El régimen de Al Assad también está comprometido con la destrucción de Israel y aplica una masacre continua a su propia población, y a eso también nos oponemos”. Es decir: según su embajador en España, Israel puede atacar a otras poblaciones (porque los palestinos no son considerados población israelí) pero le parece mal que el régimen de Siria reprima al terrorismo contra el que supuestamente también luchan ellos.
En cuanto al resto de la entrevista, Alon Bar repite los tópicos sobre el combate de Israel contra el terrorismo y sobre el deseo de convivencia con sus vecinos árabes, algo que es muy fácil decir cuando les han arrebatado todo: Israel propone algo tan “justo” en términos morales como cuando la clase política dice que la gente ha vivido por encima de sus posibilidades y que son los trabajadores quienes deben pagar la deuda de los bancos; algo similar, sólo que en el ámbito de las relaciones entre pueblos, viene a proponer Israel, a que invasor e invadido firmen una paz que evidentemente beneficia a uno muchísimo más que al otro.


En este caso la paz no puede pasar por la existencia y la convivencia entre dos Estados. Después de las injusticias sufridas durante tanto tiempo, sólo puede haber paz si desaparece el Estado Sionista. Lo repetiré claramente para que no haya malentendidos: hablo de que desaparezca el Estado (la institución que ejerce el poder político y legal sobre la población de un territorio) y no de que desaparezcan los judíos, que es lo que los sionistas quieren hacer creer a la gente cuando hay personas que muestran su rechazo a Israel. Es una empresa muy complicada, pero lo mejor para todas las partes sería un Estado de Palestina gobernado por un régimen político similar al de los Al Assad en Siria y donde pudieran convivir musulmanes, judíos y cristianos (que en esos países, aunque varíe el porcentaje de cada población, no les queda más remedio que coexistir); respetando, lógicamente, la condición de Jerusalén como ciudad santa para las tres religiones.

2 de agosto de 2014

La rueda de prensa prevacacional de Rajoy



Rajoy no ha querido irse de vacaciones sin dar antes una rueda de prensa. Entre otras cosas, afirma que Artur Mas le aseguró hace poco que en Cataluña no se hará nada ilegal y que desde el Gobierno de España exigen “ley y diálogo”.
El Presidente del Gobierno sigue viviendo en un mundo que no es el del resto de los españoles. Si la Generalitat no tiene competencias para celebrar el referéndum sobre la secesión de Cataluña, es evidente que lleva un tiempo cometiendo ilegalidades cuando desde el propio gobierno autonómico han amenazado con celebrarlo, fijando incluso una fecha. Pero es que tampoco es lógico que se hable de “ley y diálogo” cuando la ley cierra las puertas a lo que promueve el gobierno autonómico catalán y no puede haber dialogo posible sobre algo que no puede celebrarse, salvo que ese diálogo se haga con el deseo de incumplir las leyes.
Mientras tanto, en la oposición andan entusiasmados con la idea del Estado Federal. El Partido Socialista e Izquierda Unida presentan este modelo como una formula novedosa, cuando es algo archiconocido en países como Estados Unidos, Suiza y Alemania. La gran diferencia entre España y los países citados es que aquí se quiere utilizar al Estado Federal como una cesión mayor de competencias y poder al separatismo, es decir, para dividir más a España porque en la práctica sólo sería un paso más del actual Estado de las Autonomías; en cambio, los modelos de Estados Unidos, Suiza y Alemania surgieron para unir diferentes territorios en un mismo país.

¿A qué juega Mariano Rajoy? Me temo que su idea es sacarse de la chistera un reclamo electoral de cara a las elecciones del 2015. Con el escándalo del dinero oculto de la familia Pujol y el inexistente apoyo internacional con el que cuentan para su “causa”, al entorno de Artur Mas sólo le queda la posibilidad de sacar una buena “tajada” al Gobierno de España (algo que va en la línea de lo que el Partido Popular entiende por “defender la unidad de España”). Además de ser unos pésimos gestores y gobernantes, los dirigentes catalanistas comparten con los políticos del bipartidismo el mismo gusto por las cuentas bancarias en Suiza y Andorra. Y ante el hipotético aislamiento internacional que sufrirían en caso de que se produjera una todavía mayor hipotética secesión, el único “triunfo” que puede presentar Artur Mas a su gente es el de una mayor autonomía que prepare el siguiente asalto dentro de cuarenta o cincuenta años. Y estoy convencido de que Rajoy y el Partido Popular concederán una mayor autonomía a la Generalitat si, a cambio, ésta sale con alguna excusa para no convocar el referéndum del 9 de noviembre. Ese “triunfo” de Mas también lo ofrecería Rajoy como otro “triunfo” a sus votantes. Por eso está dejando pasar tanto tiempo para reaccionar. La no celebración del referéndum le dará más votos si se frena en 2014 que si se hubiera frenado en 2012 o en 2013.
Pero, aun imaginando que sucede así, el problema seguiría existiendo. No sólo está el separatismo al frente del gobierno autonómico, sino que lleva décadas educando a la población catalana en sus objetivos. En el futuro podría suspenderse el referéndum, pero el veneno cultural y político del separatismo necesitaría de un fuerte antídoto que sólo puede proporcionar un gobierno que realmente quiera defender la unidad nacional y que no se limite a convivir y a contentar a los separatistas. Es obvio que una actitud así no podemos esperarla del Partido Popular, igual que tampoco podemos esperarla del Partido Socialista o de Izquierda Unida.

Lo mismo que digo sobre el problema separatista también puedo decirlo sobre la reforma de la ley del aborto. El Gobierno presenta como un “avance” en defensa del derecho a vivir la reforma de la que lleva hablando tanto tiempo. Los realmente informados sabemos que sólo es un gesto de cara a la galería para contentar a una parte de su electorado. Pero imaginemos que esa reforma fuera buena. Si tantas vidas podría salvar esa forma, ¿a qué espera el Gobierno para sacarla adelante? El Partido Popular cuenta con una mayoría parlamentaria envidiable y no necesita pactos para sacar adelante sus propuestas.
Pues, a pesar de todo, Rajoy también habla de que es necesario el consenso en este tema. Puedo hacerme una idea de qué harían el Partido Socialista e Izquierda Unida si contasen (juntos o por separado) con la misma mayoría con la que cuenta el Partido Popular en el Congreso. No sólo no buscarían el consenso con nadie, sino que aprobarían lo que les pareciera oportuno en nombre de quienes les han votado o de la democracia (porque, según ellos, una sociedad sólo puede ser democrática si garantiza el “derecho a decidir”, para que así la gente haga uso de él si le parece oportuno).
Por muy triste que sea, el Gobierno presentará la nueva ley abortista como un reclamo electoral para los incautos provida que tengan que justificar su apoyo a la gente que lleva tres años manteniendo la ley abortista contra la que se manifestaron hace un lustro.

Aunque el gran reclamo en las elecciones de 2015 será el de la economía, que es lo que más preocupa a los españoles. El Gobierno dice que estamos mejorando. Los españoles no sólo no ven mejoras, sino que algunos se encuentran en situación de pobreza a pesar de contar con un puesto de trabajo. Quizá desde la perspectiva de la macroeconomía estemos mejor, pero las estadísticas no dan de comer y la realidad es que la banca privada sigue obteniendo beneficios (y si los pierde ya se encarga el Gobierno de que se hagan cargo de la deuda el resto de los españoles) mientras los trabajadores y los empresarios que crean riqueza con su labor se ven cada vez más asfixiados. Con los datos de las cuentas bancarias y de las inversiones en bolsa sucede lo mismo que con el cemento: no se puede comer.


http://tradiciondigital.es/2014/08/02/la-rueda-de-prensa-prevacacional-de-rajoy%e2%80%8f/

http://www.hispaniainfo.es/web/2014/08/03/la-rueda-de-prensa-prevacacional-de-rajoy/

Este artículo fue publicado en el portal Tradición Digital el 2 de agosto de 2014 y en el portal Hispaniainfo el 3 de agosto de 2014