18 de febrero de 2015

Presentación en Toledo de la novela "Con la piel de cordero" el 28 de febrero


El próximo sábado 28 de Febrero tendrá lugar en la ciudad de Toledo, en el hotel Hesperia (calle marqués de Mendigorría, 8; junto a la Plaza de Toros) a las 12:00 horas, la presentación de la novela Con la piel de cordero de Josele Sánchez sobre el pasado mas oculto de Santiago Carrillo. Intervendrán Norberto Pico Sanabria (Jefe Nacional de Falange Española de las JONS) y Antonio Pérez Bencomo (secretario general de Falange Auténtica). Organizan -elmunicipiotoledo- y elmunicipio.es 

12 de febrero de 2015

Reunión de Juventudes Falangistas el 14 de febrero en Madrid


La Delegación Nacional de Juventud de Falange Española de las JONS ha organizado una nueva reunión de jóvenes el próximo sábado 14 de febrero a las 19.00 horas.

La reunión está abierta a simpatizantes y tendrá lugar en la sede de FE de las JONS de Madrid [calle Carranza, 13, 2º A. Metros: Bilbao y San Bernardo].

11 de febrero de 2015

El sensacionalismo de Antena 3 sobre Corea del Norte


Este pasado martes por la noche se emitió en Antena 3 el quinto reportaje de En tierra hostil. Hasta ahora sólo había visto el primero y quedé muy decepcionado cuando una “periodista” salió acusando a Bashar Al Assad de liberar a asesinos peligrosos de las cárceles sirias en 2011 para que estos cometiesen crímenes y desviar así la atención que la sociedad internacional tenía de las revueltas de la “primavera árabe”. Desde entonces, no volví a ver ningún reportaje de esta gente. No podía conceder ninguna credibilidad a un programa televisivo que insistía en responsabilizar de los crímenes del Estado Islámico a la misma Siria que lleva años combatiendo a los criminales.
Cuando supe que iban a hablar sobre Corea del Norte, acepté dar otra oportunidad al programa. Hasta hace poco no me había interesado, sabía que eran comunistas y que se les calificaba de estalinistas; y la información que he recibido a través de los medios “informativos” de masas, como lo de la ejecución del tío de Kim Jong-un echado a unos perros hambrientos, era la de un país miembro del “Eje del Mal”, calificación que (no lo olvidemos) otorga el anglosionismo a todos los gobiernos que se oponen a sus intereses políticos y económicos. Pero mi opinión sobre Corea del Norte comenzó a cambiar cuando vi un reportaje emitido por Russia Today con el título de El pueblo del Mariscal. 10 días en Corea del Norte.

En contraste con el sensacionalismo de Antena 3, los de Russia Today buscaban mostrar cómo es la vida en un país tan desconocido para Occidente como Corea del Norte. Los reporteros de En tierra hostil iban descaradamente en busca del posible testimonio de un ciudadano norcoreano que criticara a su gobierno o incluso al Jefe de Estado (lo sorprendente es que, conociendo los rumores sobre cómo se las gastan allí, los reporteros españoles buscasen unas declaraciones que podrían haber llevado a su autor a un campo de trabajo). También resultó especialmente hipócrita hablar de adoctrinamiento en el sistema educativo norcoreano cuando aquí nos inculcan desde jóvenes las supuestas bondades de la democracia liberal y ahora hasta se fomenta la promiscuidad sexual. Como detalle, no deben pasarse por alto los comentarios narrativos introducidos a posteriori en el montaje ni el tono de música que acompañaba a las imágenes. Todas esas triquiñuelas manipuladoras lo único que hacen es dejar en evidencia a la prensa occidental y poner en bandeja a Corea del Norte una autoridad moral por sufrir injurias que no debería tener.

Si alguien estaba asustado por leer lo escrito hasta ahora, puedo asegurar que no me he vuelto comunista juche. No me gusta ese colectivismo que pone toda la actividad económica y el trabajo al servicio del Estado y del Partido, igual que no me gusta ese control estatal sobre la vida del individuo decidiendo dónde debe vivir. Pero allí están a salvo de la degeneración moral que impera en Occidente y libres de prostitución y comida basura; además, valoran su identidad nacional y, en comparación con los occidentales, son una sociedad viril que ve a las fuerzas armadas como garantía de su libertad y soberanía nacionales. Aunque, por lo visto en el reportaje, allí también tienen su “casta” de políticos que viven mucho mejor que el resto de la población… en eso no se diferencian de lo que sucede en Occidente. Igual que los “buenos” no son tan buenos porque invaden países en busca de petróleo y sustituyen gobiernos (elegidos por la misma democracia que dicen defender) por otros que acepten ir en la línea de sus intereses, Corea del Norte tiene muchos aspectos negativos pero también cuenta con otros que ya me gustaría tener en España. Ojalá aquí todos supiésemos utilizar un arma de fuego para defendernos en el caso de sufrir un ataque extranjero, igual que ya me gustaría ver a todos los españoles con un empleo y un hogar garantizados por el Estado (aunque no con el modelo norcoreano).


Por desgracia, en nuestro país la gente sólo sabe hablar de política empleando chascarrillos de lo que se dice por la tele y apelando a las banderas o a los símbolos exhibidos. Pocos comprenderán que, dejando a un lado las filias y las fobias, es importantísimo recibir toda la información posible sobre un determinado asunto para poder juzgarlo en profundidad y de un modo lo más acertado posible, siendo fundamentales hoy los medios de información alternativos a los grandes grupos económicos. Y, en lo que respecta a Corea del Norte, insisto en que le veo muchos aspectos negativos pero la sociedad occidental no tiene la suficiente autoridad moral para juzgar a Kim Jong-un, a su padre y a su abuelo; quien ha armado y financiado a organizaciones terroristas, quien ha cometido atentados de falsa bandera alrededor de todo el mundo, quien condena a medio planeta a morir de hambre, quien legaliza el asesinato de niños en el vientre de sus madres como un “derecho”, quien ha implantado la peor de las tiranías con el nombre y la apariencia de la libertad… un tirano, por muy poca vergüenza que tenga, no puede ir lanzando acusaciones de tiranía a quienes son como él. Sólo los hombres honrados y justos (si es que acaso quedan) pueden denunciar los males con toda la autoridad moral que sus actos les concedan… en España, en Corea del Norte y en cualquier lugar del mundo.

8 de febrero de 2015

Misa y homenaje a Matías Montero este lunes 9


El lunes día 9 de febrero se ofrecerá una misa por Matías Montero en Madrid, en el santuario del Inmaculado Corazón de María, C/ Ferraz 74, a las 20:00 horas; para después ofrecer 5 rosas en el lugar donde cayó asesinado en 1934.

7 de febrero de 2015

Más allá de las banderas de Podemos


A estas horas no quedará nadie sin saber que Podemos se manifestó el pasado sábado 31 en Madrid entre un mar de banderas tricolores y venezolanas. Por desgracia, los falangistas no somos el único ámbito ideológico obsesionado con el empleo de los símbolos; y casi todos los españoles, desde el fascista hasta el liberal pasando por el socialdemócrata, apelan a las banderas ondeadas en la manifestación como si fueran un arma contra Pablo Iglesias y su equipo. Hay quien sigue sin entender que da igual que en una manifestación de Podemos haya banderas tricolores (¡si las hay incluso en mítines del Partido Socialista y nadie se escandaliza por ello!) o venezolanas (¡cuando Izquierda Unida, con más años en las instituciones públicas, lleva mucho más tiempo glorificando a Hugo Chavez!). También importan poco sus simpatías hacia los abertzales o los separatistas (¿vamos a olvidar que han sido los dos grandes partidos quienes han negociado con los terroristas de ETA y quienes han pactado en varias ocasiones con la corrupta burguesía y no tan burguesía separatista?).

Criticar a Podemos sólo por el color de las banderas que exhiben me parece, sinceramente, una preocupante falta de discurso además de una gran pérdida de tiempo. El apoyo que esa gente ha conseguido entre diversos sectores de la sociedad española se debe al hartazgo que ha generado la clase política y que otros no hemos sido capaces de aprovechar, un hartazgo que no va a desaparecer por mucho que se apele a las banderas, a las simpatías ideológicas o a las fuentes de financiación de Podemos. Es bien sabido que son parte de eso que llaman “La Casta”, en concreto de su vertiente universitaria; y que tienen mucho más fácil el acceso a los medios de comunicación que otros movimientos políticos y sociales. Pero si han llegado a donde están ahora es gracias a la importancia que concedieron a infiltrarse en las estructuras del Estado, a imponer su discurso en la educación pública y a intentarlo una y otra vez hasta dar con la estrategia adecuada; en otros sitios, por desgracia, querer hacer política municipal o pretender aspirar a concejalías es visto como una “traición” a la “sagrada” camisa azul y como un “apoyo” al demoliberalismo, una tarea de “reparafarolas” impropia del movimiento.

Hace tiempo leí los comentarios de algún camarada sobre la fallida campaña de Defensa Social entre Falange Española de las JONS y Falange Auténtica. Lo que se defendió en la plaza de Callao de Madrid en junio de 2012 no tenía nada que envidiar, en cuanto al mensaje, de lo que están diciendo ahora los de Podemos; es más, las críticas de Defensa Social al liberal-capitalismo eran incluso más radicales que las de un Pablo Iglesias que afirma que el capitalismo no puede desarticularse (basta leer sus declaraciones en Europa Press hace unos meses) o las de unos representantes de Podemos que aseguran que la familia Botín no es casta (mientras que el que esto escribe, en junio de 2012, tuvo una breve intervención denunciando la responsabilidad de Emilio Botín en la crisis económica actual). Pero eso a muchos de los “nuestros” les ha preocupado poco, por no decir que nada; ya que lo único que veían era la estupidez de la camiseta amarilla y el logo del sol sonriente (algún que otro gilipollas sigue todavía recordando aquello, cuando han pasado tres años casi y sólo se utilizó dos veces en Madrid y alguna más en provincias). Y no discuto que el marketing de Defensa Social fue horrible, pero es lamentable que lo único en lo que los “nuestros” se fijaran fuese la apariencia y no el contenido del discurso.

Se avecinan tiempos complicados para España. Y no por el avance de la socialdemocracia que representa Podemos: creo, y esto es una opinión meramente personal, que no pasará de la tercera fuerza política y que, como mucho, forzará a pactar al Partido Popular o al Partido Socialista o a que uno de ambos gobierne en minoría; y, en el caso de gobernar, ¿alguien piensa que Podemos no seguirá la misma hoja de ruta que ha tenido el bipartidismo durante las últimas décadas?
Mientras tanto, las condiciones materiales de vida de los españoles son cada vez peores, no siendo extraño ver a compatriotas nuestros suplicando, entre lágrimas, una limosna para poder comer; y el futuro de los jóvenes es muy incierto, pudiendo elegir en el mejor de los casos entre un trabajo precario o la emigración. Tampoco debe olvidarse el problema separatista, tanto en Cataluña como en Vascongadas (este caso concreto ha quedado algo desplazado mediáticamente pero, por su presencia en las instituciones y por las imposiciones del terrorismo, es mucho más peligroso). Frente a todo esto, el Gobierno presidido por Rajoy sólo apela a una supuesta recuperación económica que nadie fuera del Partido Popular es capaz de ver.


http://desdemicampanario.blogspot.com.es/2015/02/gabriel-garcia-hernandez-mas-alla-de.html

http://www.hispaniainfo.es/web/2015/02/07/mas-alla-de-las-banderas-de-podemos/


Este artículo fue publicado en la bitácora Desde mi campanario el 6 de febrero de 2015 y en el portal Hispaniainfo el 7 de febrero de 2015

5 de febrero de 2015

Tres nuevas mentiras de Cospedal


María Dolores de Cospedal parece empeñada en ser la mujer que más mentiras dice por intervención pública.
Según publica el portal encastillalamancha.es, Cospedal pidió ayer miércoles, en Albacete, “hablar alto y claro contra quienes quieren cambiar el sistema”. Los falangistas no entendemos qué tiene de malo querer cambiar este sistema, sobre todo porque vemos sus efectos en todo el mundo y no nos sentimos conformes con un modelo que mata de hambre a medio mundo mientras ceba con propaganda consumista a la otra mitad. Está claro que esas palabras de Cospedal son una referencia a Pablo Iglesias, pero no debería preocuparse porque desde Podemos se ha elogiado a la familia Botín, uno de los pilares de la casta a la que supuestamente tanto se oponen. Se nota que a Cospedal le disgusta mucho la idea de que el liberal-capitalismo pudiera dejar de ser el sistema imperante, por eso siempre se muestra tan abierta a recibir a los empresarios chinos que ocasionalmente visitan la provincia de Toledo; China, el materialismo en estado puro, comunista en lo político y capitalista en lo económico, un Estado que continuamente viola los Derechos Humanos a los que tanto se apela desde el Partido Popular, no es una amenaza para el sistema capitalista y por eso, por formar parte de él, Cospedal mira con buenos ojos a un Estado comunista mientras se escandaliza por las reivindicaciones de una socialdemocracia cuyo mayor nexo con el marxismo se quedó en esas facultades universitarias que tantos años llevan parasitando.
También, en palabras de Cospedal, este sistema liberal-capitalista “nos permite vivir en libertad y ser iguales ante la ley”. Lo que interesadamente oculta es que la libertad en el sistema vigente sólo puede disfrutarse cuando se dispone de los medios económicos suficientes y, sobre todo, si se va en la misma línea que el poder; porque, si no, la libertad está estrechamente vigilada y buena prueba de ella es la nueva Ley Mordaza, impulsada por los presuntos amantes de la libertad que comparten filiación política con Cospedal. Porque, aunque ella no lo pueda ver por ser parte del poder, no todos somos iguales para este sistema, sólo hay que ver las trabas que organizaciones como Falange Española de las JONS tienen que afrontar si desean presentar una candidatura electoral en las próximas elecciones generales (sin olvidar la desigual lucha electoral entre el bipartidismo subvencionado involuntariamente por todos los españoles, los negocios oscuros de algunos y los escasos medios de otros pagados por sus afiliados). Pero lo de la “igualdad” que a la hora de la verdad nunca garantiza el sistema demoliberal también puede verse en los políticos que nunca dan con sus huesos en la prisión y en los negocios de personas vinculadas a la Familia Real.
Y, para rematar, la presidenta de la Junta de Comunidades de Castilla – La Mancha ha tenido la osadía de afirmar que “nadie que quiera servir al pueblo, se llame como se llame, se puede colocar por encima de la ley”. Eso podría habérselo recordado a Mariano Rajoy cuando éste afirmó que el Gobierno no consentiría un referéndum secesionista en Cataluña porque la Constitución no lo permitía y consentir eso sería estar fuera de la ley. Como vemos, a la hora de la verdad no sólo se han puesto por encima de la ley Artur Mas y el resto del separatismo catalán, sino que también el Gobierno de España ha incumplido con la tarea a la que está obligado a cumplir por ley.

El mediocre patriotismo constitucional de Cospedal y de su partido no puede ser la solución a ningún problema de España porque el propio Partido Popular es en sí mismo un mal para nuestro país. La solución sólo puede venir del nacionalsindicalismo, porque España no puede consentir que la troceen territorialmente ni que se la venda como una simple marca comercial. En Falange Española de las JONS trabajamos y trabajaremos para que políticos profesionales como Cospedal desaparezcan de las instituciones públicas en beneficio de otros representantes públicos que verdaderamente sirvan a los intereses de España como patria común e indivisible de todos los españoles.


Este artículo fue publicado en la página de Facebook de Falange Española de las JONS Madrid el 5 de febrero de 2015

3 de febrero de 2015

"Presente y futuro del sindicalismo en España", conferencia de Jorge Garrido el 7 de febrero


Este sábado 7 de febrero tendrá lugar en Madrid la XXIV Asamblea General del sindicato Unión Nacional de Trabajadores (UNT). Como clausura, Jorge Garrido impartirá una conferencia sobre el presente y el futuro del sindicalismo en España. La charla será abierta al público y podrá acudir todo aquel interesado en la actividad y en las propuestas de UNT, sin necesidad de estar afiliado; y tendrá lugar en la sede del sindicato en Madrid (Calle Carranza número 13, 2ºA; Metro de San Bernardo o Bilbao) a las 18:30 horas.

Por experiencia personal, recomiendo a los más jóvenes que acudan a escuchar esta charla sindicalista de Jorge Garrido, aprenderán mucho sobre la actualidad sindical y las enormes diferencias entre UNT y el sindicalismo subvencionado de UGT-CCOO.

1 de febrero de 2015

Entrevista en Hispaniainfo (01-02-2015)


Nuestra ronda de entrevistas FALANGE HOY, cuenta con Gabriel García. Joven, decidido, militante comprometido y toledano. Sin duda una persona que destaca por su inquietud y afán de conocimiento y compromiso. Esmeradas como extensas son sus respuestas para esta entrevista, que esperamos den pie para un debate animado.

¿Qué motiva a un joven, educado en una sociedad abiertamente hostil a la Falange y lo que defiende el nacionalsindicalismo, a simpatizar y militar en una organización falangista? ¿Qué dificultades encuentras en tu vida diaria derivadas por tu militancia política?

Lo primero que puede llamar la atención de los jóvenes españoles sobre nuestro movimiento es la fusión entre lo nacional y lo social, y ese fue mi caso. Siempre había buscado algo distinto a lo que veía por la televisión y no entendía por qué ningún personaje público era capaz de decir: “Me siento orgulloso de ser español y creo que necesitamos una economía más justa”. Esto puede parecer una estupidez para los que viven en una gran ciudad donde la militancia política de todas tendencias es visible, pero en un pueblo de una provincia tan poco “guerrera” como Toledo lo normal es encontrarse solamente a eso que ahora han apodado como “La Casta”.
Recuerdo que, cuando tenía catorce o quince años y estábamos viviendo la polémica del Estatuto de Cataluña y el Plan Ibarretxe, escuchaba a la gente de mi alrededor soltando expresiones que hoy me dan vergüenza ajena porque, entre otras cosas, aceptaban ceder a las pretensiones de los separatistas. Lógicamente, a mí esas actitudes confesamente antiespañolas en algunos casos (comprobé que el progre medio se cree más de izquierdas por tener una ikurriña en su casa, por ejemplo) siempre me parecieron muy estúpidas y cuando, gracias a internet, descubrí el nacionalsindicalismo supe que eso era lo que había estado buscando desde que tenía un cierto interés por la actualidad política; aunque tardé un tiempo en despojarme de varios tics filonazis y tardofranquistas con los que en muchas ocasiones, por ignorancia o por mala fe, se presenta nuestra simbología a través de las redes sociales y la blogosfera. Por suerte, gracias al portal Hispaniainfo y a los buenos camaradas que he conocido en los últimos cuatro años me encuentro vacunado y a salvo de mercancías ajenas al nacionalsindicalismo; y, a raíz de mi experiencia personal, recomiendo a los jóvenes interesados en nuestro movimiento que, antes de leer a José Antonio, lean El Nacionalsindicalismo. Respuesta a las preguntas más frecuentes sobre la Falange y su doctrina, escrito por el abogado laboralista David Pedraza Mañogil, y que planteen sus dudas directamente a los militantes falangistas (quiero tener buena fe y creer que de cualquier grupo, aunque cada vez me resulta más complicado) para que reciban información fiable de primera mano y no a través de webs y blogs que de falangistas tienen, como mucho, los símbolos.
El nacionalsindicalismo, en resumen, ha colmado mis expectativas sobre que es posible un movimiento que fusione el patriotismo (el de verdad y no el patrioterismo derechista) con la justicia social (la de verdad y no el paternalismo estatal) y que además aspire a subvertir a este sistema liberal-capitalista de la usura y la especulación en todos sus aspectos (incluyendo el imprescindible de la moral y de la forma de ser de la persona).
Por ahora no he sufrido excesivamente por mi condición de falangista y sólo espero que Dios me dé fuerzas para hacer frente a los diversos problemas que pudiera depararme la militancia en el futuro.

¿Cuál ha sido tu militancia hasta la fecha? ¿Qué has podido aportar a la organización de la que formas parte?

Como militante creo que he sido excesivamente tardío en comparación con otros camaradas. Ya tenía veintiún años cuando me afilié a Falange Española de las JONS en julio de 2013 y desde entonces he hecho lo posible por acudir a varias mesas informativas en las provincias de Toledo y Madrid; también estoy colaborando en el proyecto audiovisual de La ContraTuerka (aunque debo corregir a los del portal Público y recordar que, a día de hoy, no ostento ningún cargo en FE de las JONS) y con la organización de charlas y reuniones formativas dirigidas a los jóvenes que deseen conocer qué defiende y a qué aspira el movimiento nacionalsindicalista en la España del siglo XXI. Por ahora, creo que hemos conseguido que algunos jóvenes (pocos, por desgracia; pero nuestros potenciales seguidores son tan escasos como nuestros medios e influencia social) se interesen por nuestro movimiento y confío que sean más los que en el futuro asistan a nuestras charlas y reuniones y se afilien a FE de las JONS para aportar su trabajo al proyecto de reconstrucción nacional por el que los falangistas estamos obligados a luchar.
Y, como es de bien nacidos ser agradecido, no quiero terminar esta pregunta sin recordar mi colaboración con El Municipio Toledo y con este portal de Hispaniainfo durante dos años antes de afiliarme a FE de las JONS, y mis simpatías hacia el ya extinto Frente Nacional. Todos aquellos años no lo fueron de militancia, pero si me sirvieron para aprender mucho sobre la vida en general y para conocer a personas con las que hoy tengo el gusto de seguir tratando.

¿Qué aceptación crees tiene el mensaje de la Falange entre la juventud española? ¿Qué podéis aportar los jóvenes a las organizaciones falangistas y a la sociedad española?

Hoy, por desgracia, nuestro mensaje no tiene aceptación entre la juventud porque esta sociedad está podrida de materialismo y sólo cree en el dinero. Conforme uno va profundizando en el nacionalsindicalismo se da cuenta de que es mucho más que una teoría política, económica y social; sin una revolución moral que suponga un cambio en la mentalidad y en la forma de ser de las personas no puede haber nacionalsindicalismo posible o, de haberlo, sería una caricatura. Igual que no puede haber un Estado Nacional Sindicalista donde los desahucios de familias enteras y las SICAV estén a la orden del día, tampoco puede haber un Estado Nacional Sindicalista donde se ensalce la promiscuidad sexual y donde Gran Hermano sea el programa televisivo con mayor índice de audiencia. Por eso nuestro discurso, a simple vista, no tiene tirón entre la juventud actual; porque una juventud educada en el materialismo y sin unos valores morales sólidos es más propensa a defender un “patriotismo” basado en el territorio y en el rechazo a los inmigrantes (o, mejor dicho, a los inmigrantes no blancos) que a defender un patriotismo donde la dignidad de todas las personas sea un pilar fundamental.
Ahora bien, aun siendo nuestro trabajo mucho más complicado si lo comparamos con el resto de movimientos políticos (donde no se exige una ética junto a la propuesta política), sigue habiendo jóvenes que creen en la España que puede alumbrar el nacionalsindicalismo. Varias veces he escuchado que Falange vive del milagro y no cabe duda de que, aunque sea muy a las malas, lo seguiremos haciendo. Los jóvenes nacionalsindicalistas pueden aportar mucho trabajo, pero más que nada aportan ilusión y futuro. Y, si se les escucha, pueden aportar mucho en el terreno doctrinal también. Aunque no tengo nada que reprochar a la organización de la que formo parte (FE de las JONS tiene propuestas muy serias para los problemas reales que hoy sufre España; otra cosa es que los afines, por la razón que sea, no quieran escucharlas o insistan estúpidamente en la “actualización” o en renovaciones que ni ellos mismos saben explicar), sí he visto con interés a través de Twitter como en Sevilla se ha organizado un grupo autónomo con el nombre de Junta Sindicalista, formado por jóvenes y que, a mi juicio, es un interesante ejemplo de cómo el nacionalsindicalismo puede presentar un discurso renovado y juvenil alejado de folklorismos y exabruptos gratuitos. Uniendo todo lo positivo que hay en los diferentes grupos falangistas, no tendríamos la garantía de conquistar el Estado pero sí de presentar un proyecto político muy interesante a los españoles y, sobre todo, a los jóvenes. Pero, desgraciadamente, a ese gato no hay forma de ponerle el cascabel y sólo veo posible que un proyecto nacionalsindicalista despegue, salga de la marginalidad política y se gane la credibilidad de nuestros compatriotas; y ese proyecto, independientemente de cómo se llamara o de qué forma adoptase, sería el que ofreciera a los jóvenes españoles una bandera nacionalsindicalista digna de ser defendida.

¿Cuáles son los mayores problemas a los que tu generación tendrá que hacer frente?

A simple vista, mi generación cree que se la ha estafado porque nos prometieron que viviríamos muy cómodos si nos esforzábamos en estudiar (y así ha sido, sin duda). Pero, sinceramente, creo que el problema es mucho más profundo y es que cada vez nos han ido infantilizando más. En otros tiempos, por lo que tengo entendido, a los veinte años ya eras todo un hombre y no era raro estar casado y con hijos; ahora, en cambio, la mayoría de la juventud quiere vivir en un botellón perpetuo hasta los treinta y tantos y se siente molesta por no disponer del dinero suficiente para cumplir con ese deseo. Esto, unido a las escasas expectativas laborales y a la casi nula posibilidad de acceder a una vivienda en condiciones, nos acabará convirtiendo, más que en una generación perdida, en una generación de inútiles. Yo no soy menos y cada día estoy más convencido de que necesitamos un cambio radical que nos haga espabilar y madurar de golpe lo que no hemos sido capaces de hacer en los años anteriores. Puede que esté siendo injusto a la hora de juzgar a mi generación, ya que mi carácter asocial me tiene muy alejado del trato cotidiano con el resto de la juventud; pero no hace falta ser un lince para ver que a la inmensa mayoría de los jóvenes españoles de hoy sólo les preocupa hablar con sus amigos por el Whatsapp, enterarse de la enésima tontería de la telebasura de TeleCinco o salir de fiesta el fin de semana.
Afortunadamente, existen jóvenes españoles muy bien preparados académicamente y que podrían aportar muchísimo a este país pero se están viendo obligados a marcharse de España porque aquí no encuentran trabajo o lo encuentran pero en malas condiciones y pocas veces para la titulación a la que dedicaron varios años de estudio. Hoy los jóvenes sólo tenemos claro que nuestro futuro es muy incierto. Por eso, el retorno de esos jóvenes españoles exiliados laboralmente de España debería ser una de las prioridades del movimiento nacionalsindicalista.

Dinos tu opinión sobre los siguientes temas:
- Estado de las Autonomías:
Un buen ejemplo de que el discurso de los falangistas siempre ha estado adelantado al tiempo que les tocaba vivir. Desde la época fundacional hemos tenido razón cuando se ha juzgado negativamente la existencia de un Estado autonómico por dar alas al separatismo y por el enorme gasto que supone para el bolsillo de los españoles; y ahora, en 2015, tenemos más razón que nunca.
Los falangistas tenemos la obligación de proponer un Estado unitario en lo político, descentralizado sólo en lo administrativo y respetuoso con las particularidades de cada región.
Sobre la inmigración existe mucha demagogia, tanto para hablar bien como para hablar mal. En primer lugar, este fenómeno es fomentado por el sistema liberal-capitalista y las desigualdades e injusticias sociales que provoca. Recuerdo que hace tiempo leí una pegatina del Partido Comunista de España sobre este tema que decía algo así: “Los culpables de la crisis van en yate y no en patera”. Y estoy de acuerdo: hablar de inmigración sin señalar en primer lugar a la oligarquía capitalista es enfocar erróneamente el problema. A raíz de esa inmigración promovida por el liberal-capitalismo surgen otros problemas, como son los relacionados con el mundo del trabajo, la delincuencia, la convivencia en los barrios y la multiculturalidad.
Es habitual escuchar que los inmigrantes quitan el trabajo a los españoles o que cobran menos. Y mentira no es, como tampoco es falso que muchos jóvenes españoles en Alemania y en Reino Unido están ahora mismo trabajando en puestos que podrían ser desempeñados por nativos de no ser por los españoles que emigran y que cobrando menos allí viven mejor que aquí. Aun existiendo la prioridad nacional (que no es lo mismo que exclusividad), el problema sigue siendo la organización del sistema económico capitalista y por eso creo que señalar a la inmigración es apuntar bajo si se busca el origen del problema del desempleo. Pero a los españoles hay que darles una respuesta y esa debe ser, en mi opinión, que se aplique una ley que no permita a cualquiera transitar por España como Pedro por su casa y que, si se quiere estar aquí de invitado, lo mínimo que se puede hacer es tener los documentos de identidad en orden y comportarse según nuestras normas.
La convivencia en los barrios se relaciona directamente con esa “multiculturalidad” que tanto nos han vendido desde los altavoces oficiales del liberal-capitalismo pero que nadie sabe realmente qué es. La población autóctona se ha visto despojada de su identidad y lo que viene de fuera lo único diferente que aporta es otro color de piel u otras costumbres religiosas y no a dos personas de diferentes culturas explicándose mutuamente qué hacen o dejan de hacer en su tierra natal; porque luego, realmente, los inmigrantes padecen los mismos vicios y la misma pérdida de identidad que los españoles (sólo hay que echar un vistazo a los jóvenes de origen marroquí, a muchos de los cuales no veremos rezando a Alá pero sí dedicando el día a fumar porros y a delinquir). Y no hay duda de que el aumento de la delincuencia está relacionado con la inmigración descontrolada, pero eso se solucionaría si el Estado actual tuviera la voluntad de aplicar las leyes contra los delincuentes y de devolverles a su país natal si aquí se dedican a vivir ilícitamente. También sería lo ideal contar con un gobierno que no permita que cualquiera cruce nuestras fronteras sin identificarse ni que tolere la aparición de guettos y antros donde la delincuencia venida de fuera campe a sus anchas.
Con un Estado que conociera y defendiera la identidad católica e hispánica de nuestra gente y que exigiera respeto a aquellos llegados de fuera, la inmigración no sería un problema. Y si hablamos ya de un mundo sin capitalismo y con una economía natural y sostenible, ni siquiera habría inmigración masiva a ningún sitio.
- Corrupción institucional:
Ahora está de moda hablar de corrupción, pero recuerdo que hace años se otorgaban licencias para construir muy a la ligera y la gente se olía qué podía haber detrás, pero no existía tanta indignación porque la mayoría tenía lo básico para vivir sin preocupaciones. Sinceramente, creo que la corrupción sólo es un sarpullido para nuestra sociedad en comparación con el gran problema, el liberal-capitalismo y la mentalidad materialista que nos inculcan diariamente y a todas horas a través de sus medios de difusión. O cambiamos la mentalidad de la gente o seguirá habiendo vividores que se aprovechen de sus compatriotas, porque sin concebir la política y la justicia como servicios al pueblo no podrá haber ni castigos efectivos contra los corruptos ni los suficientes elementos disuasorios para aquellos tentados de aprovechar su posición para lucrarse ilícita e inmoralmente.
- Monarquía:
No sería atrevido decir que los Borbones han sido para España lo que Babilonia para los judíos del Antiguo Testamento: un castigo divino por apartarse de su misión histórica. Fue pisar en España un Borbón y España renunció a su carácter misionero para ser una sucursal más del ilustrismo masónico que nos costó los territorios de ultramar y que allanó el camino a la oligarquía terrateniente, patriotera y farisea del siglo XIX que, con el paso de los siglos, se convirtió en la casta gobernante de ahora.
No puedo decir nada que no se sepa sobre el anterior monarca, el Rey que nos dejó Franco como auténtico legado de su obra y que tantos escándalos de mujeres y negocios con los absolutismos árabes ha protagonizado; pero sí creo que su hijo y su nuera no sólo siguen por ese camino, sino que le darán un toque más progre, en sintonía con los tiempos actuales (sólo hay que ver sus guiños al lobbie LGTB). Me da rabia pensar que la petarda de la Letizia pueda ser enterrada en El Escorial, el monumento que mejor representa a la España misionera, universal y martillo de herejes.
Como falangista defiendo un modelo republicano en la línea de lo expuesto en las 133 propuestas para una España mejor, actual norma programática de FE de las JONS; pero es que como español creo que es imprescindible que España se libre de los Borbones si queremos tener una Patria justa y libre, y no la ramera de las oligarquías y el país sin futuro que es ahora mismo.
- -Terrorismo:
Por desgracia es un tema que la gente está olvidando. Tenemos a Bildu y Amaiur en las instituciones y con el visto bueno de los dos grandes partidos y de los altos cargos de la judicatura; todos ellos han demostrado que, cuando quieren, sí pueden ilegalizar a esas alimañas. Todo para que el régimen constitucional ceda ante los enemigos de España en nombre de la “paz” y de la “democracia”.
La cadena perpetua y hasta la pena de muerte (en algunos casos) deberían ser las primeras armas para combatir a los terroristas. Pero, además de aplicar una política antiterrorista de verdad y de no negociar nunca con los asesinos como han hecho los últimos gobiernos, la medida más importante será recuperar la competencia educativa para el Estado y que se subvierta el proceso que el Estado de las Autonomías ha tolerado en algunas zonas. Pero, lógicamente, España necesita otro Estado que no sea como éste, un Estado que tenga una verdadera voluntad en cambiar la situación y en inculcar a los jóvenes españoles el conocimiento de su identidad y el orgullo de poseerla.
En cuanto al integrismo islámico, lo más efectivo sería que Estados Unidos, Reino Unido, Francia e Israel dejaran de desestabilizar Oriente Próximo y de financiar a grupos extremistas para sus macabras partidas de ajedrez geopolítico; por eso España, como ha defendido siempre FE de las JONS, debería abandonar la criminal Organización del Tratado del Atlántico Norte y dejar de ser la carne de cañón del anglosionismo en sus misiones por Oriente.

http://www.hispaniainfo.es/web/2015/02/01/nueva-entrevista-de-falange-hoy-gabriel-garcia/


Esta entrevista fue publicada en el portal Hispaniainfo el 1 de febrero de 2015