31 de agosto de 2015

Dos consejos para el semanario Utopía


Antes que nada, deseo felicitar a los responsables del semanario Utopía por su trabajo de divulgación nacional y revolucionaria. Si es importante que los jóvenes se embarquen en iniciativas políticas de algún tipo, aún más que lo hagan con unas consignas y unos principios que de antemano tienen enfrente a más opositores que nadie. Dirigirse a la gente con un lenguaje comprensible para la gran mayoría y que un discurso nuevo (en comparación a lo que se escucha por los medios de “información” habituales) no pierda su frescura es complicado, pero por ahora están sabiendo superar ese escalón en el que algunos tropezamos estúpidamente más de lo debido.
No obstante, a raíz del artículo ¡Están drogando a nuestros jóvenes! firmado por Francisco Rodríguez, sí quiero darles un par de consejos: primero, es mejor no abusar de términos como lumpen, políticamente más complejos y que pueden provocar confusión incluso entre la gente más formada, sea por prejuicios o por intenciones poco honestas; y segundo, hay que tener mucho cuidado cuando se tocan asuntos polémicos porque, si se emplea una expresión que pueda dejar lugar a confusiones o no se explica uno debidamente, se deja el terreno preparado para los diversos cretinos intoxicadores que con tanto gusto pululan por internet.
El segundo consejo se lo doy a causa de la siguiente cita del mencionado artículo: “No sin razón, en el cénit de la lucha armada en las provincias vascas, los terroristas de ETA libraron una verdadera batalla con narcotraficantes locales. Desesperados por la falta de trabajo y expectativas tras la reconversión de la industria, la juventud vasca (cantera de ETA) fue atacada por los vendedores de droga”. He entendido perfectamente la intención del autor, que no es la de ensalzar a los terroristas sino de explicar cómo les preocupaba que la drogadicción en la juventud minara sus intereses políticos a favor de los abertzales; pero el terrorismo etarra es un asunto tan doloroso y polémico entre los españoles que considero preferible no hacer ninguna mención que remotamente pudiera considerarse positiva por parte de los trolls de turno. Además de que el terrorismo de ETA no creo que deba definirse como lucha armada, teniendo en cuenta que sus métodos de extorsión y tiro en la nuca han sido más parecidos a los de una mafia que a los de un movimiento de resistencia.

Por lo demás, dejando clara esta sugerencia, animo a los responsables de Utopía a continuar con su trabajo y confío en que mantengan la calidad de sus contenidos.

25 de agosto de 2015

¡No te calles, Josele!


El pasado 5 de junio expresé mi sorpresae indignación por el malestar del Athletic Club de Bilbao hacia el periodista y escritor Josele Sánchez, que en un artículo suyo había despotricado contra uno de sus jugadores por reírse (presuntamente) mientras las aficiones de ese club y del Barcelona silbaban contra el himno nacional de España. Tal actitud de los instigadores de la pitada (por muy pasivos que fueran en esa faena) me pareció desproporcionada, sobre todo teniendo en cuenta que éramos muchos los españoles que opinábamos igual y no teníamos ni una palabra amable hacia Aritz Aduriz.
Tuve noticias a través de Facebook de los insultos y amenazas que empezó a recibir Josele Sánchez por parte de la chusma separatista. No era algo sorprendente ni novedoso, porque el insulto y la amenaza son las únicas armas de esos individuos cuando alguien escribe o dice algo que les duele… y, habiendo fútbol de por medio, estaba claro que Josele, más que poner el dedo en la llaga, lo había apretado hasta que la herida sangrara a borbotones.
Ahora acabo de enterarme de que los insultos y amenazas no sólo han ido dirigidos hacia Josele, porque su entorno familiar también los ha sufrido. Para no perder la costumbre, esa inquisición disfrazada de democracia que en nombre de la libertad pretende destruir la histórica unidad de España siempre puede caer más bajo en su limitado (por no decir inexistente) orden moral. ¡Pero qué esperar de aquellos que sólo saben triunfar mintiendo, tergiversando y justificando los tiros en la nuca!

No es gran cosa, pero deseo mostrar mi apoyo a Josele Sánchez y le animo a continuar escribiendo y hablando con la libertad que le caracteriza, sea sobre Cuba, Palestina, los separatistas o Santiago Carrillo. Si algo necesita esta sociedad son periodistas independientes y que no le rindan cuentas a nadie, que hablen claro sobre los temas que más incomodan o acomplejan al español medio.

http://www.hispaniainfo.es/web/2015/08/25/no-te-calles-josele/

Este artículo fue publicado en el portal Hispaniainfo el 25 de agosto de 2015

17 de agosto de 2015

Anónimos



No sabemos quiénes son. Se amparan en el anonimato que les garantiza internet para inculcar lecciones a quienes, presuntamente, no tenemos ni idea de qué va esto. No se les conoce ninguna aportación doctrinal importante, más allá de repetir una y otra vez, cual mantras dogmáticos, algunas citas de José Antonio que, en ocasiones, son adornadas con su peculiar interpretación. Si fuera por ellos, el sindicalismo falangista jamás habría existido y nunca han hecho posible que un falangista sea concejal. Su periodo de militancia, del que no dudo su respetabilidad, hace mucho tiempo que dejó de importar; aunque eso no es impedimento para autoerigirse en guardianes de la ortodoxia falangista y en repartir las credenciales de quién es y quién no es digno de defender estos ideales. Acostumbran a escribir parrafadas para solamente decir al personal que está equivocado. Leídos una vez sus comentarios, ya los has leído todos; porque su discurso es siempre el mismo, sin cambiar una sola coma. Se saben de memoria las Obras Completas de José Antonio; pero fuera de ahí, en la política real, especialmente en lo que a conflictos internacionales se refiere, están más perdidos que Zapatero en una misa católica y son carne de cañón para propagar los eslóganes de La Razón y ABC. En lo religioso gustan de predicar su devoción católica, pero en lo político actúan como los peores herejes luteranos; sólo así se puede justificar el apoyo a Albert Rivera o el discurso de la recuperación económica al tiempo que se predica la adhesión incondicional al pensamiento “joseantoniano”. Siguiendo lo que decía José Antonio, no son ni de derechas ni de izquierdas pero han asumido todas las fobias y complejos de neocons y progres: sionismo, islamofobia, oenegetismo, antifascismo, filantropía… En teoría pretenden recuperar la Falange de José Antonio, pero su fobia anticomunista heredada del Movimiento Nacional está ahí y eso les lleva a considerar como “mal menor” a la derecha pepera. Ven podemitas y totalitarios por todas partes, a lo mejor padecen manías persecutorias. Presumen de demócratas pero, cuando no se les sigue la corriente ni se les da la razón, se convierten en feroces inquisidores dispuestos a erradicar las “herejías” que no acatan su reducida visión del pensamiento de José Antonio y de lo que fue la Falange fundacional. Ni están ni se les espera en lo poco que queda hoy de la Falange. Para tener tanto nivel como aparentan, los debates con ellos son estériles y aburridos, por no decir decepcionantes, sobre todo cuando practican los mismos métodos que los trolls de internet y tienen la osadía de poner en boca de uno palabras que no ha dicho o intenciones que ni siquiera pudo sugerir.
Pero, a pesar de ellos, la Falange seguirá existiendo. La militancia del futuro será anticapitalista y antisionista, por mucho que les escueza a estos apologistas de La Razón y ABC. Cuando Podemos y Pablo Iglesias desaparezcan devorados por sí mismos y sus problemas (si rápido ha sido su ascenso, hay razones de sobra para creer que rápida será su caída a la menor crisis interna de gravedad), ellos continuarán con sus lecciones online y con sus juicios de lo inútiles y malos falangistas que somos los militantes de hoy. Mientras unos estaremos preocupados por los planes que la Troika (FMI, UE y BCE), en connivencia con la OTAN, nos tiene preparados a los españoles, ellos continuarán con su fobia hacia el castrismo, los bolivarianos y la presunta amenaza bolchevique cerniéndose sobre los españoles.
Sé que cometo un error dedicándoles una pequeña parte de mi valioso tiempo. Pero deseo que sepan lo poco que me importan sus juicios y sus falangismómetros. Me da igual no tener cabida en su modelo de Falange; al fin y al cabo, no sólo no existe sino que el futuro no pasa por ellos.

http://www.hispaniainfo.es/web/2015/08/17/anonimos/


Este artículo fue publicado en el portal Hispaniainfo el 17 de agosto de 2015

13 de agosto de 2015

No compres el 15 de agosto en las grandes superficies


El sindicato Unión Nacional de Trabajadores llama a no comprar en las grandes superficies este sábado 15 de agosto, otro día festivo que las instituciones demoliberales consideran que debe dedicarse al trabajo en pos de una mayor “productividad”. Por respeto a las festividades y en solidaridad con los trabajadores obligados a trabajar ese día, ¡no acudas el 15 de agosto a un centro comercial!

Rompenieves

                                                       (Fotografía de www.labutaca.net)

Parecía imposible, pero he encontrado una película con algo de originalidad en el género de las distopías. Rompenieves comienza tras un experimento fallido del hombre para acabar con el cambio climático que ha provocado una glaciación; ante semejante tragedia, los únicos seres humanos supervivientes se encuentran recluidos en un tren que viaja ininterrumpidamente alrededor del mundo. He aquí la originalidad, el tren que cual Arca de Noé conserva lo que queda de Humanidad. Por lo demás, el argumento sigue la línea del resto de películas del género: polarización de las clases sociales, tiranía del poder sobre los sometidos, pretendida filantropía de los que ocupan la mejor parte de la nueva sociedad… Anuncio que voy a destripar la película, así que si alguien desea verla será mejor que deje de leer.

La historia comienza cuando Curtis, un cabecilla de la clase pobre, planea una revuelta que les libere de la parte trasera del tren, donde sólo son alimentados con una especie de gelatina. Ha estado recibiendo mensajes de alguien que les apoya desde los vagones delanteros y, con los consejos del viejo cabecilla Gilliam, logran abandonar sus compartimentos después de comprobar que los hombres armados del nuevo gobierno carecen de balas.
Con la ayuda de un experto en la seguridad del tren, Curtis y su gente van avanzando vagones y descubriendo cómo funciona y vive la sociedad del nuevo mundo. Como era de esperar, los ricos no sólo viven mejor sino que además se intuye que se encuentran algo degenerados (curiosamente, comparten con algunos pobres la adicción a una droga llamada kronol).
Curtis consigue su objetivo y llega hasta la cabeza del tren. Allí se entrevista con Wilford (interpretado por Ed Harris, que a su vez ya interpretó otro personaje de pseudodivinidad filantrópica en El show de Truman). Éste le cuenta la verdad sobre el tren: para mantener un equilibrio “natural”, es necesario que cada cierto tiempo se produzcan revueltas que disminuyan el número de pobres, que a su vez proporcionan niños para desempeñar algunas tareas de mantenimiento de la máquina. La revolución de Curtis (como los anteriores intentos de revuelta) no sólo ha sido instigada por Wilford (que se desvela como el autor de los mensajes indicándole cómo actuar) sino que Gilliam, el viejo líder ya caído, estaba en contacto permanente con él. Curtis rechaza la oferta de Wilford de reemplazarle al frente de la máquina y libera a uno de los niños forzados a trabajar en la parte delantera del tren. Poco después, un artefacto explosivo hecho por uno de los compañeros de Curtis provoca el descarrilamiento del tren y los supervivientes descubren que es posible la vida en el exterior.

Hasta ahora las distopías habían puesto al ser humano bajo el control de férreas tiranías que incluso lo “fabricaban” o lo enviaban al espacio y bien lejos del planeta Tierra… pero nunca había visto que encerraran al hombre en un tren y lo condenaran a dar vueltas al planeta a perpetuidad.
Aunque, sin duda, lo más llamativo es la revolución de falsa bandera que protagoniza Curtis guiado por el líder supremo del tren. Cuando se desvela que ha sido utilizado desde el principio, uno no puede evitar acordarse del Euromaidán o de las primaveras árabes que dieron paso a los islamistas decapitadores. Lo mejor es que este hecho no se desvela hasta el final (al contrario que en otras películas, donde puedes intuirlo desde la mitad).

No deja de ser llamativo que las producciones de cine estadounidense muestran tan a la ligera como los filantrópicos gobernantes justifican el asesinato de seres humanos en pos de la estabilidad del sistema (o, mejor dicho, de su sistema). Supongo que a estas alturas, tras horas y más horas de cine y televisión, la gente ha asimilado tanto su condición que la acata sin rechistar o la toma por meras fantasías.

7 de agosto de 2015

El castañazo de Podemos

                                                  (Fotografía de www.hispaniainfo.es)

La histeria antipodemita podría pasar a la Historia. Si las últimas encuestas son fiables, su participación a la hora de gobernar no pasaría de segundo socio (o incluso de tercero, si Ciudadanos les come la tostada) y estarían muy lejos de ser la primera fuerza política en intención de voto que fueron a finales del año pasado. Los alarmados por el auge de esta organización pueden estar tranquilos. Ya no será los discípulos de Marx y Lenin quienes dejen en la calle a los terroristas o los que promuevan el aborto libre; si la coleta de Pablo Iglesias desaparece de nuestras televisiones, a partir de ahora se encargarán de desempeñar tan perniciosa tarea los del Partido Popular o los del Partido Socialista, como así ha sido siempre y como algunos se empeñan en que sea por los siglos de los siglos.

Imagino a muchos idiotas acusándome de querer que Podemos gane las elecciones o de pedir apoyo para esa organización. Otros llegarán hasta el extremo de inventarse envidias mías hacia el circulo morado. No puede esperarse más de la derecha (o de la ultraderecha) sociológica. Su capacidad de análisis de la actualidad política no pasa de tres o cuatro consignas sobre los comunistas o la inmigración.
Lo cierto es que, por más que les pese a algunos, la caída de Podemos no es una buena noticia si no va acompañada del auge de otra fuerza capaz de representar una alternativa real y creíble al régimen constitucional de 1978. Por ahora, todo apunta a que el bipartidismo PP-PSOE saldría reforzado y descenderían sus particulares sangrías de votos (no parece que los casos de corrupción de unos y otros vayan a lastrarles en exceso). En esa escena, Podemos y Ciudadanos entrarían como socios de los partidos mayoritarios y, como mucho, aspirarían a influir un poco en las políticas a seguir por el Gobierno. Pero la única posibilidad cuyo resultado desconoceríamos sería la de un gobierno en solitario de Podemos y, a pesar de los discursos triunfalistas de su líder, eso cada vez parece menos probable; es más, a la vista de lo sucedido en Grecia, la única incógnita sería comprobar si Pablo Iglesias aceptaría para una España una humillación equivalente a la promovida por Alexis Tsipras en su país a manos de los euroburócratas.

Hace poco más de un año, tras las elecciones europeas, muchos dieron por agonizante al Partido Socialista. Se planteaba incluso la morbosa posibilidad de que el partido fundado por un Pablo Iglesias viese su fin a manos de otro Pablo Iglesias. Pero la cruda realidad se ha impuesto y el Partido Socialista cuenta con demasiada presencia institucional como para liquidarlo de un día para otro. Su triunfo electoral en Andalucía, a pesar de los numerosos casos de corrupción que salpican a la Junta, es un síntoma perfecto de cómo esa organización beneficia a mucha gente a título particular. Sólo hay que escuchar esa grabación donde una señora con un importante cargo en la Junta de Andalucía amenazaba a unos funcionarios con que serían despedidos si los socialistas no ganaban las elecciones. Si a eso le añadimos el gran número de cargos públicos y afiliados con los que cuenta el Partido Socialista en todo el país, veremos que no es fácil liquidar políticamente a un partido así si no se crea una estructura similar que lo desplace. De estar cerca una liquidación política, sería la de Podemos y Pablo Iglesias.

Hay una lección que deberíamos sacar del último año y medio: el régimen no es perfecto ni infranqueable. Un movimiento social bien organizado y que conecte con la sociedad puede tener opciones reales de conquistar pequeñas parcelas de poder institucional a través de las cuales empezar a cambiar la sociedad en la que vivimos (a los alérgicos a las urnas, más en su discurso que en la práctica, les sugiero que echen un vistazo a las alcaldías de Madrid y Barcelona; que si bien no van a proponer nada nuevo y que no hayamos visto antes por boca del Partido Socialista o de Izquierda Unida, sí han conseguido algo que parecía imposible, como es ganar unas elecciones municipales en Madrid y en Barcelona a los partidos tradicionalmente gobernantes allí).

http://www.hispaniainfo.es/web/2015/08/06/el-castanazo-de-podemos/

http://desdemicampanario.es/2015/08/07/el-castanazo-de-podemos/


Este artículo fue publicado en el portal Hispaniainfo el 6 de agosto de 2015 y en el portal Desde mi campanario el 7 de agosto de 2015

5 de agosto de 2015

De Gea, Ramos y Benítez

                                                     (Fotografía de www.elconfidencial.com)

Quizá este artículo quede desfasado en unas horas o dentro de un año podría recordarme una posible equivocación. Pero a día de hoy, 5 de agosto de 2015, me parece un error que el Real Madrid pretenda contratar a David de Gea.
Tras años de inestabilidades provocadas por la prensa deportiva con el beneplácito del ya (afortunadamente) ex capitanísimo Iker Casillas, el Real Madrid cuenta con dos porteros de nivel. Las intervenciones que he visto a Kiko Casilla en algún partido como portero del Espanyol frente al Real Madrid y la casi nula presencia de Keylor Navas durante la temporada pasada me parecen razones de peso para no alterar la composición de la plantilla con otro guardameta de nivel que podría desestabilizar de nuevo al vestuario. Y no porque Edurne tenga vocación de Sara Carbonero; sino porque, después de lo vivido con el idolatrado Iker Casillas, no creo que el Real Madrid necesite pagar una millonada por un portero que necesariamente sería titular y que provocaría el adiós de otro que apenas ha podido demostrar sus cualidades en el club (con un hipotético menor rendimiento de Kiko Casilla por verse relegado al banquillo después de verse como titular). Si por algo no destaca el Real Madrid es por la estabilidad; y ahora, con el caso Casillas ya finiquitado, sería mejor no alterar la portería cuando parece que la posición vuelve a contar con profesionales competentes.

Lo que no estaría mal es la salida de Sergio Ramos. Fue un jugador que siempre tuvo mis simpatías, pero deportivamente continúa ganándose amonestaciones de lo más absurdas y cuando tiene un mes malo es un coladero. Eso por no hablar de que, mediáticamente, es el último bastión del casillismo que ha dominado el Real Madrid durante la última década y que, en otros aspectos, se ha caracterizado por una frecuente subordinación deportiva y personal al eterno rival, el Fútbol Club Barcelona. No sería mala idea que Florentino Pérez aceptara la supuesta oferta del Manchester United y empaquetara al sevillano rumbo a Inglaterra. El traspaso de di María también pareció un error monumental y, a la postre, el único que salió perdiendo fue el argentino, que rindió por debajo de lo esperado y ahora estaría camino de París; y no sólo eso, sino que el reemplazo, James Rodríguez, fue mucho mejor de lo que algunos esperábamos.


Aprovecharé estas líneas para dar mi opinión sobre el nuevo entrenador. Nadie discute el nivel de Rafa Benítez como entrenador. Pero, a mi juicio, no es mejor que Ancelotti (claro está que el italiano no podía continuar porque el vestuario se le había subido a las barbas, sobre todo por no saber gestionar adecuadamente el conflicto creado por Casillas contra Diego López). Sólo espero que aprenda de las gestiones anteriores a la suya y que no permita que esa panda de niñatos se crea por encima de la autoridad que debería tener como entrenador. A la plantilla le sigue faltando un delantero (a la espera de que Jesé rompa de una vez) y un central, aunque parece que no habrá más incorporaciones. Por eso le deseo mucha suerte y que acabe con la nueva hegemonía blaugrana. Aunque los tiempos del mourinhismo que algunos anhelamos ya no volverán (veo a Benítez más compadreando con Luis Enrique que enfrentándose a él en una rueda de prensa), eso no es excusa para que el Real Madrid no dispute todos los trofeos y ofrezca el espectáculo que por su prestigio está obligado a dar.