30 de septiembre de 2015

La ContraTuerka en Sol el 27-S (27-09-2015)


El equipo de La ContraTuerka acudió el pasado domingo 27 de septiembre a la convocatoria cívica en defensa de la unidad de España que tuvo lugar en la Puerta de Sol de Madrid. Allí entrevistamos a Norberto Pico Sanabria, Jefe Nacional de Falange Española de las JONS, y a Jorge Garrido San Román, vicesecretario general de la misma organización.

29 de septiembre de 2015

Vídeo de la concentración cívica por la unidad de España el 27-S en la Puerta de Sol


A causa de las diversas informaciones sensacionalistas que han publicado algunos medios con motivo de la concentración del pasado domingo 27 de septiembre en la Puerta de Sol de Madrid, creo que es una buena idea publicar este otro vídeo que posiblemente los ocasionales lectores de este blog nunca verán en las televisiones o en los portales de internet. Por desgracia, la gente normal reivindicando la unidad nacional de España no tiene tirón mediático; al contrario que otros esperpentos, más preocupados por resucitar difuntos que por la deriva suicida del régimen constitucional de 1978.

25 de septiembre de 2015

¡Todos a Sol el 27 de septiembre!


Circula por las redes sociales y por los servicios de mensajería instantánea la siguiente convocatoria en defensa de la unidad nacional de España, que también ha sido recogida y difundida por el portal Hispaniainfo:


Sin siglas, sin protagonismos, sin discusiones... ¡España!
Convocatoria ciudadana:
El domingo a las 20 h. nos concentraremos en la Puerta del Sol de Madrid para seguir desde allí el recuento electoral y dar un mensaje de fe de la unidad de España.
Ante el intento de destruir España, ni un paso atrás. Todos juntos en Sol
¡Acude con tu bandera nacional!

A dos días del 27-S...


Hasta ahora había evitado pronunciarme sobre la situación de Cataluña y no sólo por falta de tiempo, también por mi desconocimiento sobre lo que allí sucede, más allá de los medios informativos. Veo que la opinión pública se ha dividido en torno al separatismo y a las fuerzas constitucionales, con la marca de Podemos, las Candidaturas de Unidad Popular y Uniò Democràtica de Catalunya por en medio y con un papel que podría resultar decisivo el 27 de septiembre. La lamentable ruta del régimen constitucional (porque no sólo de Artur Mas es la responsabilidad de haber llegado a esta situación) ha terminado por convertir a la región catalana en un campo de enfrentamiento entre los separatistas amparados por el Estado del que se quieren secesionar y las fuerzas constitucionales que defienden un orden político corrupto y una política económica y laboral repugnante bajo la bandera rojigualda. No me gustaría estar en el pellejo de los catalanes ahora mismo y no parecerá reprochable que en estas circunstancias den su apoyo desesperado a personajes que no se merecen ninguna confianza, aunque van a tener que taparse muchísimo la nariz si, haciendo de tripas corazón, echan un voto a las gaviotas azules y a su marca naranja (y hasta, ¿por qué no?, a los socialistas y a la marca podemita, porque si el voto acaba sirviendo para pactar con el separatismo es indiferente dárselo a ellos que a los peperos que ahora se dan tantos golpes en el pecho).

Quizá lo más lamentable de todo sea la actitud con la que el Gobierno de España ha llevado este asunto durante toda la legislatura. Hace poco volvían a superarse en su peligrosa estupidez propagandística al anunciar que una nueva ley obligaría al cumplimiento de las sentencias del Tribunal Constitucional. Cualquier estudiante de Derecho sabe que el Tribunal Constitucional no es un órgano judicial, sino político, aunque sus sentencias tienen efecto de cosa juzgada igual que las emitidas por las instituciones del sistema judicial. Pues bien… ¡el Gobierno presidido por Mariano Rajoy y el Partido Popular, con una legión de abogados a sus servicios, vuelve a tomar el pelo a todos los españoles y a presentar como una gran acción por su parte algo que ya existía y que en cuatro años no han sido capaces de hacer cumplir cuando tenían todos los medios para ello! Todos sabemos que con la ley en la mano se hubiera solucionado este problema hace mucho. Pero para aplicar el artículo 155 de la Constitución primero debe saberse para qué se aplica y el Partido Popular (como también les ocurre al Partido Socialista, a Izquierda Unida, a Podemos y a tantos otros) es incapaz de concebir a España como algo más que un mercado, unas instituciones políticas y una Carta Magna. Sin saberse para qué podría servir el artículo 155, ¿cómo lo va a aplicar el Gobierno?, si hasta la fecha su mayor argumento ha sido la hipotética salida de los catalanes de la Unión Europea.

Creo (y deseo) que no se va a producir ninguna declaración unilateral de independencia. Las contradicciones y los pragmatismos a los que obliga la política profesional del demoliberalismo, junto con unos resultados contrarios a la aventura de Mas, mantendrían la situación como hasta ahora. Bueno no es, desde luego; y tampoco es un mal menor. Pero en un sistema de sobrerrepresentación deficiente como el nuestro (porque las elecciones, autonómicas o generales, sólo sirven para representar a sectores concretos de la población en lugar de representar fielmente los intereses y necesidades de la población en su conjunto) no se puede pretender que la unidad de España y la representación popular sean defendidas y amparadas estando en el poder sus mayores detractores. El tiempo nos ha demostrado que algunos tenían y teníamos razón sobre a dónde ha llevado este régimen político a los españoles; es más urgente que nunca un cambio radical de régimen y sistema que devuelva las competencias educativas a un Gobierno que sepa realmente qué hacer con ellas, igual que es imprescindible contar con un Gobierno que no permita que se cuestione la unidad territorial, política y social de España.

En esta ocasión no concurre ninguna candidatura falangista y hay quien lo ha utilizado como reproche contra los grupos existentes (lo más curioso y trágico es que, de haber participado, otros tantos protestarían no sólo por acudir a unas elecciones autonómicas, sino encima por haber acudido a unas presentadas por el gobierno autonómico como una consulta secesionista). No quiero terminar estas líneas sin mandar mi apoyo moral a los falangistas de Cataluña y a todos los españoles que, al margen de su ideario, sufren cada día el desprecio de las instituciones adeptas al secesionismo. En una sociedad de locos y en un país que ha perdido casi por completo el sentido común, ellos son el vivo ejemplo de que la resistencia es posible. No nos queda más remedio que procurar ser dignos compatriotas suyos.


¡Viva la unidad de España! ¡Arriba España!

http://www.hispaniainfo.es/web/2015/09/24/a-dos-dias-del-27-s/

http://desdemicampanario.es/2015/09/25/a-dos-dias-del-27-s/

Este artículo fue publicado en el portal Hispaniainfo y en el portal Desde mi campanario el 25 de septiembre de 2015

13 de septiembre de 2015

Convocatoria de FE de las JONS en defensa de la unidad nacional el 19 de septiembre


Falange Española de las JONS estrenará este curso político 2015/2016 con un acto público en defensa de la unidad nacional el sábado 19 de septiembre a las 19:00 horas en Madrid (Hotel Rafael - Las Ventas, Calle Alcalá número 269; Metro El Carmen). Animo a todos los lectores de este blog preocupados por el devenir de España a que acudan para mostrar su rechazo a los movimientos separatistas y, especialmente, al fraude encabezado por Artur Mas.

10 de septiembre de 2015

Morir bajo tu cielo

                                                   (Fotografía de www.casadellibro.com)

Las buenas críticas que había leído sobre Morir bajo tu cielo no erraban. Es una novela que te atrapa de principio a fin (aunque, a mi juicio, el capítulo final pierde mucha tensión y emoción en comparación con la historia precedente).
No es una novela patriotera, como podrían pensar los cretinos que gustan más de relatos sobre filantrópicos comunistas y malvados curas tiranuelos. Durante toda la narración se plasman las miserias de una España que, tristemente, se parece mucho a la nuestra; con una clase política que se reparte los cargos a su antojo y que, a pesar de las teóricas diferencias, tiene en común con sus homólogos del otro partido que ambos aspiran a mantener y a lucrarse a costa del pueblo español y de sus miserias; con un alto clero que, salvo excepciones, no tiene problemas en compadrear con los asiduos de las logias y que convive con un bajo clero preocupado por la instrucción y las condiciones materiales de sus semejantes; y con unos hijos del pueblo español arrebatados de su hogar y enviados a entregar su vida a la otra punta del mundo, con la patria utilizada como excusa con la que justificar los chanchullos y el arribismo de políticos, altos cargos militares y funcionarios.
Según avanzaba en la lectura, varias veces he recordado lo que escribió Antonio Machado con motivo de la resistencia frentepopulista en Madrid: “En España lo mejor es el pueblo. Por eso la heroica y abnegada defensa de Madrid, que ha asombrado al mundo, a mí me conmueve, pero no me sorprende. Siempre ha sido lo mismo. En los trances duros, los señoritos –nuestros barinas– invocan la patria y la venden; el pueblo no la nombra siquiera, pero la compra con su sangre y la salva. En España, no hay modo de ser persona bien nacida sin amar al pueblo. La demofilia es entre nosotros un deber elementalísimo de gratitud”. Desde luego, dejando a un lado las discrepancias ideológicas y las intenciones con las que Antonio Machado escribió las líneas anteriores, estoy convencido de que ningún español bien nacido negará que en este país siempre ha sido el pueblo llano quien se ha llevado la peor parte a costa de las chapuzas y avaricias de las élites políticas y económicas. Desde la Guerra de Independencia en adelante, los siglos XIX y XX no han traído para España más que desgracias provocadas por el liberalismo y los intereses particulares de los Borbones y su séquito de aduladores. Y es que, por desgracia, lo que tan bien narra Juan Manuel de Prada sobre la pérdida de Filipinas bien podría contarse sobre la aventura colonial que el mismo régimen emprendió años después en Marruecos.
Muy a nuestro pesar, vivimos en un mundo como el que pronostica el “malo” de la novela, un degenerado traficante de armas holandés (y furibundamente antiespañol) llamado Rutger Van Houten. A sus coetáneos ateazos, anticlericales y filocalvinistas de la época les hubiera entusiasmado vivir estos tiempos donde la Leyenda Negra no sólo es la Historia de España oficial, sino que incluso el mismísimo Papa de Roma cuestiona su obra y legado al tiempo que facilita la asimilación de la Iglesia Católica con el mundo moderno cuyo amo y señor es el dinero. Por eso uno llega a empatizar tanto con el resto de personajes protagonistas, españoles y filipinos, porque ambos (a pesar de sus diferencias, con sus defectos y virtudes) representan lo poco que queda de la España que antaño había sido la evangelizadora del orbe y la guardiana de la libertad y la dignidad del ser humano.
Pero no está todo perdido. Heroicamente resistieron un puñado de hombres en la iglesia de un pueblo perdido de Filipinas, Baler. Heroicamente resistieron otros en el asedio del Alcázar de Toledo y en las gélidas estepas de Rusia. Y heroicamente, sin fusiles pero en un entorno abiertamente hostil, seguimos quedando algunos “fanáticos” que nos negamos a creer que España como Patria y el ser español sean cadáveres enterrados por la Historia; y, a juzgar por los libros vendidos y por la buena acogida que tienen los artículos de Juan Manuel de Prada, quiero creer que somos más de lo que a simple vista parece.

http://www.hispaniainfo.es/web/2015/09/10/morir-bajo-tu-cielo/

http://desdemicampanario.es/2015/09/21/morir-bajo-tu-cielo/

Este artículo fue publicado en el portal Hispaniainfo el 10 de septiembre de 2015 y en el portal Desde mi campanario el 21 de septiembre de 2015

8 de septiembre de 2015

Alimañas sin moral ni vergüenza


La crisis de los refugiados lleva semanas sacando lo peor del ser humano. Se ha convertido en algo habitual que las redes sociales se llenen de fotos donde cada cual aprovecha la desgraciada situación de esa gente para arrimar el ascua a su sardina; así, por sorprendente que parezca, el xenófobo y el progre acaban actuando de la misma forma para regocijo de las élites políticas y económicas que son verdaderas responsables de lo que sucede. Ya no se conforman con las fotos del éxodo sirio, iraquí y afgano por los Balcanes y Grecia; con tal de impactar al hipotético receptor, hasta la foto de un niño muerto se convierte en un gancho propagandístico.
Es el lado oscuro de la libertad del ser humano. Somos la criatura más peligrosa y destructiva del planeta. En teoría, nuestra gran diferencia respecto de los animales está en el libre albedrío y el raciocinio, en contraste con el instinto programado de las bestias; pero parece que sólo somos capaces de emplearlos en comportarnos como alimañas con nuestros semejantes. Puestos a elegir entre un instinto programado donde unos cuiden de otros y un libre albedrío que nos lleva a golpearnos, acuchillarnos y matarnos mutuamente, cada día parece más tentador convertirse en un ser programado con tal de ser al menos un animal que no pisotea con regocijo la sangre ajena.
Los malos de esta película no son los refugiados que huyen de la guerra, que según algunos “patriotas” deberían haberse quedado en su tierra combatiendo (aunque, sin duda, cuenten con mi respeto y apoyo moral quienes sí lo hicieron, hombres y mujeres que se niegan a ver morir su libertad a manos de los integristas). Tampoco son los malos el gobierno de Hungría y sus fuerzas policiales y militares, que lógicamente no pueden permitir que sus fronteras sean violadas y su territorio se llena de personas sin identificar por culpa de las irresponsables políticas de la Unión Europea, más empeñada en fomentar el efecto llamada repartiendo a los refugiados que de aportar soluciones reales para que finalice el conflicto sirio e iraquí. Si hay malos aquí son quienes armaron y jalearon a los asesinos que, bajo el paraguas de la primavera árabe, llevarían a Siria e Irak el caos y la destrucción; esos sujetos no sufren el problema directamente y se refugian bajo las banderas de los Estados Unidos, Arabia Saudí e Israel. Gracias a ellos sabemos que el ser humano, incluyendo al presunto disidente, está dispuesto a utilizar el sufrimiento de otras personas con el único fin de sacar tajada en sus objetivos personales (aunque vayan en la línea de otros objetivos, sean políticos o de supervivencia nacional).

En estos días en los que me repugna ser humano, pienso que Nicolás Maquiavelo se sentiría muy orgulloso de esta generación sin moral, sin principios y sin vergüenza. Sobre nosotros caerá mucho más que la sangre de los inocentes, también la vergüenza de ver derrumbarse a nuestros pies el antaño bastión de la cristiandad y de ver erigirse los ídolos paganos que decida la nueva prostituta de Babilonia, ahora llamada Fondo Monetario Internacional o Club Bilderberg (entre otras nuevas denominaciones). Sólo espero que, en caso de hecatombe, tampoco se libren los miserables usureros, especuladores y explotadores que nos han traído hasta donde estamos ahora.