28 de septiembre de 2016

Pepe de las Heras responde a quienes boicotearon la presentación de su novela en Cádiz

(Fotografía de la asociación cultural Hispania Cronos)

El sábado 24 de septiembre se presentó en Cádiz la novela José Antonio. El hombre que todos convirtieron en mito y unos personajes sin identificar (lo que permite suponer con garantías a qué entorno político pertenecen) agredieron a algunos asistentes del evento y provocaron altercados en los alrededores. De las reacciones políticas es preferible no hablar, ya que desde el Partido Popular han condenado “todas” las violencias[1] (como si la legítima defensa de los agredidos fuese condenable) mientras que desde Podemos “condenan” la presentación de una novela con argumentos propios de indigentes mentales[2]. Por muy poco que le agrade al secretario de Organización de Podemos en Andalucía, ni el movimiento falangista es antepasado ideológico del Partido Popular ni las conferencias o libros sobre José Antonio deben estar vetados en el siglo XXI. Pensar de ese modo, además de evidenciar una notable incultura, es propio de una dictadura de ésas que tanto gustan en su ámbito ideológico, una forma de gobierno que los referentes de Jesús Rodríguez conocen muy bien de todo lo que la han aplicado a lo largo del mundo.

No conozco a Pepe de las Heras ni he leído (aún) su novela. Pero, además de mostrarle públicamente mi apoyo contra la tiranía de lo políticamente correcto, quisiera divulgar su carta a la prensa con motivo de este boicot. Las amenazas y las agresiones no frenarán unos ideales que no pudieron ser borrados ni con la muerte.

A los aprendices de censores disfrazados de demócratas y/o de perroflautas

En la tarde del pasado sábado 24 de septiembre presenté mi libro, una novela histórica titulada “José Antonio, el hombre que todos convirtieron en mito” en Cádiz, invitado al acto organizado por la Asociación de Historia “Hispania Cronos” en el hotel “Las Cortes”. 

Cuál fue mi sorpresa mayúscula cuando poco antes de comenzar un grupo de energúmenos intentó reventar el acto cultural provocando, insultando, amenazando de muerte y agrediendo a todos los presentes. Volaron contra nosotros botellas, vasos, mesas y sillas de la cafetería. Los numerosos transeúntes y familias que disfrutaban tranquilamente por la calle o sentados en las mesas de las terrazas colindantes corrieron a refugiarse. Los comercios cerraron rápidamente las puertas. Los violentos salvajes radicales incluso, como se ve en las imágenes de vídeo grabadas y difundidas por los medios, destrozaron mobiliario urbano y arrancaron una señal de tráfico para utilizarla como arma, pero la llegada de las fuerzas de orden público, evitó males mayores, y se dieron a la fuga. Poco después, llegó a mi conocimiento que estos vándalos habían quedado por medio de las redes sociales para reventar la presentación del libro.

¡Qué peligroso, un libro! ¿Tienen miedo a leer? He realizado ya presentaciones en, Madrid, Valencia, Murcia, Alicante, Almería… y jamás hubo el menor incidente. ¿Por qué en la tacita de plata sí? El asunto es cristalino, en Cádiz los aprendices de censores, esos hijos de Lenin y Stalin, esos hijos de la sinrazón comunista, esos hijos de la ignorancia histórica y del burdo paletismo se han apoltronado en las instituciones y desde su privilegiada posición instigan, se rasgan las vestiduras y ¡quieren prohibir un libro, que para más delito no han leído y desconocen! A estos paletos de tres al cuarto más les valdría leer libros, que intentar quemarlos, prohibirlos, censurarlos y reventar sus actos de presentación.

Estos zafios, que no leen ni las etiquetas del yogurt cuando llevan premio, deberían iniciarse en la lectura y conocer la figura, la vida y la obra de José Antonio, un hombre extraordinario al que asesinó la sinrazón y la locura de chusma que pensaba como ellos piensan ahora, un hombre que asombrosamente habría luchado para que esos mismos ignorantes que le atacaban y que le asesinaron, gozaran de una justicia social revolucionaria que beneficiara a todos por igual, un hombre que con su pensamiento superó al capitalismo y al marxismo, con una tercera vía regeneradora de la vida nacional. ¡Ay, si estos aprendieran a leer y les cayera en las manos un libro de José Antonio!

A estos aprendices de censores stalinistas, les aconsejo encarecidamente que lean sobre el tema, y que lean mi libro, y descubrirán la verdadera historia de José Antonio, un caballero que lo dio todo, hasta su vida, por luchar por la reconciliación de todos los españoles. Si me facilitan una dirección de entrega personal, le haré llegar un ejemplar al famosete alcalde de Cádiz para que se instruya correctamente, seguro que la narración le sorprende hasta límites insospechados. Desconozco qué mierdas y patrañas les han contado, pero ellos con su actitud censora y represora (que recuerda otros tiempos que tanto condenan) demuestran desconocer a José Antonio de la A a la Z.

Y como los patanes no paran de difamar su grandiosa figura, mi afán es que toda España conozca la verdadera historia de un hombre que ha sido manipulado y tergiversado durante ochenta años, tanto a derecha como a izquierda, porque verdaderamente era un intelectual íntegro que superó con mucho esos atrasados conceptos partidistas, creando una filosofía nueva para la libertad, la dignidad del hombre y la plena justicia social, muchísimo más avanzada que la de Marx (y no me refiero a Groucho), ese que tanto adoran los ignaros revienta eventos.

“Señor” Rodríguez, secretario de Podemos en Andalucía, me siento ofendido personalmente por su declaración con extra tufo dictatorial contra mi libro, y le aseguro que en el acto de presentación no se habló de fascismo, ni de nazismo, ni de socialismo, ni de comunismo, únicamente hablamos de Historia, y algunos conocieron un poco más la figura de un hombre que luchó contra los que quieren prohibir, contra los sectarios, y que creía firmemente en la tolerancia y la profunda libertad del hombre sobre unas bases de revolución social de justa distribución de la riqueza, eso que usted y los suyos mucho vociferan, de “quitar a los ricos para dárselo a los pobres”, un caballero honesto que lo arriesgo todo por los demás. Señor Rodríguez, si no le gusta leer, dedíquese a sus nefastos politiqueos de salón y no a prohibir libros y actos culturales a los que muchos acuden en plena libertad. Señor Rodríguez, deje los libros para los que leemos y disfrutamos con ellos. Por mucho que quiera usted arrojar la Historia de España a la hoguera, nunca lo conseguirá, porque siempre habrá, por lo menos, un puñado de españoles que estaremos presentes para no consentirlo jamás.





[1] “El PP vincula al entorno de Podemos con el acto violento en la presentación del libro de Primo de Rivera”, Cádiz Directo, 26/09/2016: http://www.cadizdirecto.com/el-pp-vincula-al-entorno-de-podemos-con-el-acto-violento-en-la-presentacion-del-libro-de-primo-de-rivera.html
[2] “Podemos condena el “acto” de la presentación del libro sobre Primo de Rivera”, Cadiz Directo, 27/07/2016: http://www.cadizdirecto.com/podemos-condena-el-acto-de-la-presentacion-del-libro-sobre-primo-de-rivera.html

21 de septiembre de 2016

Mirar al futuro con ojos azules



Falange Española de las JONS inaugurará el curso 2016/2017 con un acto público en Madrid, en el Hotel Rafael Ventas (c/ Alcalá 269) a las 19:00 horas. Intervendrán Norberto Pico, Jorge Garrido y Carlos Martínez-Cava. Animo a la difusión de la convocatoria y a la asistencia. El nacionalsindicalismo del siglo XXI tiene aún mucho por demostrar.


Presentación de la película "Enklava" en Toledo


La Biblioteca del Alcázar de Toledo acoge este viernes 23 de septiembre, a las 17:00 horas, la presentación de una película sobre la situación de la población serbia en Kosovo. Organiza la ONG Solidaridad Kosovo.

18 de septiembre de 2016

Sobre marketing digital, redes sociales y narrativa

(Fotografía de www.sindexa.net)

Podría escribir sobre el ataque presuntamente fortuito de los Estados Unidos a las tropas del Ejército Árabe Sirio. O sobre los pronósticos de unos mejores resultados tanto para el Partido Popular como para el Partido Socialista en unas posibles terceras elecciones. Y si me has leído un poco, estimado lector, imaginarás que acusaré a los Estados Unidos de estar detrás de los yihadistas para derrocar al régimen baasista sirio (acusación que no es gratuita, sólo hay que informarse un poco en los medios alternativos) y que los dirigentes de los dos partidos políticos mayoritarios en España prefieren ir a unas terceras elecciones conscientes de que los votos fugados a Ciudadanos y a Podemos regresarían a su origen (así no estarían obligados ni a pactar ni a dejar su cargo). Por eso, para no repetirme en exceso, esta semana prefiero hablar sobre las redes sociales y la narrativa.

Llevo días ojeando a teóricos expertos del marketing digital con intención de aprender algo que sirva para difundir todavía más lo que escribo; al fin y al cabo, vivimos en una sociedad donde las redes sociales y su empleo efectivo se han convertido en toda una ciencia. Alguna información útil la he encontrado gracias a los enlaces que Facebook sugiere como publicidad. No sé si considerarlo como una pequeña ventaja obtenida gracias a que esta red social y sus algoritmos estudien todos nuestros intereses a cambio de poseer más información sobre nosotros mismos de lo que creemos. A veces sus sugerencias sobre nuestros intereses son divertidas, como cuando me sugieren una agencia de ligues; otras, en cambio, me producen ganas de estrangular al informático que diseñó los algoritmos, como cuando me sugieren propaganda del Partido Popular. Como sucede en todos los ámbitos, el marketing digital prioriza las técnicas para ser visible y vender un producto por encima de la pasión que pongas a la actividad de tu agrado: en el caso de los blogger, importa más que sepas hacer visible tu pagina al gran público que lo bien que escribas o lo que disfrutes haciéndolo; y en parte tienen razón estos teóricos, ya que de nada sirve preparar muy buenos artículos si nadie los va a leer (esto me recuerda a la política de los partidos minoritarios: ¿de qué sirve tener unas grandísimas propuestas y una ética intachable si nadie te conoce?).

Como con todo, se trata de disfrutar escribiendo pero siendo consciente de que el objetivo es llegar al público. Cualquiera que haya dedicado algunas horas a preparar un artículo o novela conoce esa maravillosa sensación de encontrar caminos que no pensabas que existieran, desenlaces insospechados y a menudo muy superiores a nuestro objetivo inicial. Así que a todo buen articulista, ensayista, novelista o militante debería preocuparle esto del marketing. No propongo renunciar a lo auténtico, a lo que uno es y le da sentido a su vida, por el aplauso fácil o los halagos oportunos. Hablo de aprender a utilizar nuestro potencial, sin renegar de lo que uno es, para que todo el tiempo que dediquemos a nuestro sueño no sean días, meses, años o décadas perdidos. Eso sí, lo que siempre debe tenerse presente es que el número de visitas o incluso ventas no son sinónimo de la calidad narrativa de nadie, eso en todo caso hablaría muy bien de su equipo de marketing o las propias cualidades del articulista; no obstante, la calidad tampoco va reñida con la cantidad y el fin de todo autor debería ser aportar algo de provecho a la comunidad de la que forma parte. En mi caso, no tengo ningún problema en reconocer que creo poseer algo de talento literario; lo que desconozco, a día de hoy, es si algún día alguien recordará este artículo o cualquier otro que me molestara en redactar. Dios dirá.


10 de septiembre de 2016

Sancho Panza, ¿defensor de la violación en cita?


Si algo bueno tiene el verano es que concede tiempo para ponernos al día con lecturas demasiado pendientes. Es lo que me ha sucedido con una obra tan universal como El ingenioso hidalgo don Quijote de La Mancha. Hace aproximadamente doce años leí la primera parte, pero a la segunda fui incapaz de hincarle el diente. Ahora, con la perspectiva de los años, sí he podido terminarla y valorarla mejor de lo que hubiera hecho entonces.
La primera conclusión a la que llegué es que hoy a Cervantes le hubieran aplicado unos cuantos delitos de odio. Su escasa simpatía por los musulmanes le hubiera etiquetado enseguida de islamófobo por parte de la inquisición progre, por ejemplo.
Hay quien dirá que el mundo ha cambiado mucho y a Cervantes se le debe entender en el contexto de su época. Estoy de acuerdo, igual que creo que existen unos valores universales que deben perdurar por los siglos de los siglos. Lo sorprendente es que los progres que controlan el temario del sistema educativo no hayan vetado a Don Quijote y a Sancho Panza a la vista de los contenidos tan políticamente incorrectos que puede ensalzar hoy esta obra. Por desgracia, temo que están al tanto del nulo interés de los jóvenes por El Quijote y les basta con que se lean unos pocos capítulos del principio, donde sólo se lee al ingenioso hidalgo proclamando locuras, sabiendo que al no profundizar en la obra desconocerán estos contenidos tan peligrosos para los bienpensantes contemporáneos.

Pero no es la escasa simpatía de Cervantes hacia los musulmanes lo que me interesa tratar. En la segunda parte, cuando Sancho Panza por fin ha conseguido la ínsula por la que lleva toda la novela pidiendo, se presentan una serie de personas exigiendo justicia para sus pleitos. En unos de los casos, una moza denuncia que un hombre con el que se acostó la noche anterior le ha robado su honra. Sancho Panza pide al presunto violador que la indemnice y, adoptando una actitud que hoy sería denunciada como misógina y patriarcal, le reprocha que ya podía haber defendido su honra con las mismas ganas con las que defendía la bolsa de monedas recibida cuando pretenden quitársela después de su entrega. De este modo, la joven quedaba como una interesada más preocupada por el dinero que por su honra (lo que tiene un nombre) y al hombre acusado le aconsejaba preocuparse de con quién dormía a partir de entonces (dando a entender que por el mundo andan mujeres muy peligrosas).

¿Adónde quiero llegar con esto? Durante este verano el Instituto de la Mujer de Castilla – La Mancha ha llevado a cabo una campaña (financiada con dinero público, ¡cómo no!) que explica el concepto violación en cita. Según esta teoría, el hombre es un ser repulsivo que presiona a la mujer para mantener relaciones sexuales y esa conducta puede deducirse a partir de invitaciones a tomar una copa o simples muestras de amabilidad. O esa es la conclusión que saqué viendo la ausencia de referencias a hombres presionados por mujeres. Como no podía ser menos en una proclama de la ideología de género, el varón no puede ser víctima y siempre es el opresor de la mujer.
Y esta campaña (van a tener que disculparme los lectores por el largo rodeo) va dirigida a prevenir situaciones como a la que se hace referencia en el episodio de Sancho Panza anteriormente explicado. Si en lugar del fiel escudero hubiera juzgado algún aquelarre feminista, la moza se hubiera llevado una cuantiosa indemnización mientras que al malaventurado señor, además de esquilmarle económicamente, le habrían escarmentado públicamente como el abusador que no era. Porque el hombre, tal y como se le muestra en la campaña, para este sanedrín siempre será sospechoso de ser un sádico violador y no cabe la presunción de inocencia.

Al paso que vamos, cualquier día será delito el simple hecho de ser hombre, blanco y heterosexual. Hasta entonces, propongo disfrutar de la vida y aprender todo lo posible de los clásicos como El Quijote. Puede que algún día, cuando la sociedad de los progres termine de ahogarse en su propio veneno, necesitemos alguna referencia con la que construir una nueva comunidad de hombres (y mujeres, no se me enfaden las femis) libres y íntegros que puedan tomar el ocasional buen juicio de Sancho Panza como ejemplo a seguir; y donde la honra, si de verdad queremos defenderla, no necesitará de campañas que criminalicen hasta el más mínimo detalle de nuestra vida cotidiana.

8 de septiembre de 2016

Otegi, ¿representante? del pueblo español


Hay que decirlo alto y claro: OTEGI ES UN HIJO DE LA GRAN PUTA. Y ni aún así puede entenderse que un tipo condenado por colaborar con una banda terrorista tenga la jeta de soltar que el Estado le reprime por no dejarle ir en la candidatura autonómica de Bildu ni aspirar al cargo de lehendakari. Porque es evidente que los del brazo político de ETA cuentan con abogados que podrán explicarle cómo, previa sentencia, un inhabilitado para ejercer cargos públicos no puede ir en una lista electoral ni ser elegido para un cargo representativo. Pero casi peor que su victimismo (marca de la casa de esta chusma) resulta que meta en el mismo saco a los ladrones del Partido Popular y a Falange Española de las JONS. La respuesta que se le ha dado desde nuestros medios no deja lugar a dudas: Falange Española de las JONS no es una organización terrorista y ya sufrió la muerte de varios de sus militantes durante los Años de Plomo (la modélica Transición, según los Suárez, Fraga, González y Carrillo de turno habidos y por haber).

Por un lado, la comparación es interesada. Nada mejor para excitar a sus acólitos que mezclar las corruptelas del Partido Popular con el Estado español y la Falange, los sacamantecas favoritos de esta tropa (sin olvidarnos de Franco, claro). Pero también es fruto de la indigencia mental de estos sujetos, que de extorsionar, disparar por la espalda y colocar explosivos sabrán un rato pero de teoría política andan muy pero que muy justitos. Pretender vincular ideológicamente al nacionalsindicalismo con el liberal-conservadurismo no es tener prejuicios, es ser un analfabeto ideológico.
Pero si por algo ha hecho referencia a Falange en una intervención pública no es porque le preocupe que nos presentemos a las elecciones. Con nuestros resultados actuales, están muy tranquilos sabiendo que ahora mismo no existe una fuerza política que pueda poner en peligro su “paz” con el Estado. Para ellos, además de encarnar su particular interpretación del mal encarnado, somos el despojo ideal al que referirse cuando quieren vender su discurso de que el Estado les reprime mientras tolera a la peor escoria. Ya en su día los del Bloque Nacionalista Gallego protestaron por que la legislación electoral les obligara a reunir avales y eso les ponía “al nivel de Falange”.

Hace poco les recordaron a los de Bildu en el Congreso que todos los diputados son representantes del pueblo español, al margen de la provincia donde hubieran resultado elegidos. Esto se extiende a todos los cargos públicos. La tendencia del régimen de 1978 es que bandidos de toda condición ideológica sean nuestros representantes; así, tan representantes del pueblo español han sido los “padres” de la Constitución como los Jordi Pujol, Juan José Ibarretxe, Artur Mas y quién sabe si en el futuro no lo será Otegui. Es ilógico y hasta siniestro, pero con la ley en la mano es posible. Cuando a Otegi le venza el periodo de inhabilitación, podrá ser candidato a lo que decidan en Bildu; y así, el representante político de los terroristas volvería a ser representante del pueblo español.


Imagino que somos muchos los que creemos que el pueblo español merece unos representantes dignos, que no vendan su soberanía al mejor postor y que miren por el bien común de la comunidad en todos los ámbitos (político, económico, educativo, sanitario, militar, etcétera). Por eso, a la vista de los acontecimientos habidos y por haber, insisto en la necesidad de que los falangistas estemos presentes en las terceras elecciones generales si llegaran a celebrarse. La respuesta nacional, social y revolucionaria cada día es más necesaria y mala actitud adoptaríamos si dejamos a los españoles con la única opción del mal menor como voto de protesta frente a quienes desean la destrucción de España en pos del país de países o la autodeterminación de los pueblos. Y, aun siendo consciente de nuestras limitaciones, quisiera ir más allá al proponer como objetivo que exista una representación institucional falangista a nivel nacional en un periodo comprendido de aquí a diez años. Estamos a tiempo de construir la alternativa que tanto necesita España. Es cuestión de superar nuestras debilidades y, sobre todo, creérnoslo. Aunque sólo sea por la vergüenza que conlleva que gentuza como Otegi puedan erigirse en representante de los españoles.


5 de septiembre de 2016

Solidaridad con Pío Moa


El historiador Luis Pío Moa ha sido censurado en Facebook por sus críticas a la propaganda homosexualista del lobbie LGTB. Estamos ante otro caso de discriminación ideológica por no comulgar con el pensamiento único progre impuesto por el Sistema. Como defender la familia natural no es algo de lo que sentirse avergonzado, quisiera transmitir mi apoyo a Pio Moa y animo a los lectores de este blog a que difundan el caso. A continuación reproduzco el comunicado de Pío Moa en La Gaceta:

Con ruego de máxima difusión:
Me conecto a Facebook y me encuentro con que me han eliminado por no “cumplir las normas”. ¿Cuáles son esas “normas”? Básicamente evitar amenazas o “lenguaje que incite al odio”. En mi caso no había la menor amenaza, de modo que hay que pensar que mis intervenciones incitaban al odio. En un primer momento estos hipócritas señalaron alguna de esas intervenciones, que luego no aparecieron en la notificación. Eran una serie que según recuerdo, señalaba lo siguiente:
 ** Una pareja homosexual no puede tener hijos. Es el “amor estéril” por naturaleza.
 **El primer derecho de un niño es a tener un padre y una madre reales, no la parodia de  dos papás o dos mamás.
    Lo anterior, desde luego, es una constatación de la más elemental realidad, aunque a los homosexualistas, no necesariamente a los homosexuales, les pueda parecer “ofensivo”. Seguía:
 ** Por accidente, un niño puede verse privado de padre o de madre, o de ambos, y ser criado por otras parejas normales. Pero en el caso de la homosexualidad  no es un accidente, sino un “principio” que pretende equiparar la familia normal a una parodia de ella.
 ** El argumento o argucia usado a menudo,  de que lo importante es el cariño cae aquí por su peso: el cariño real empieza por reconocer el derecho más básico del niño.
 ** Si no se reconoce el derecho más elemental del niño a una figura paterna y materna, el “cariño” se parece al que pueda tenerse a una mascota. La adopción homosexual reduce al niño, efectivamente, a una mascota.
 -** Otra argucia homosexualista se refiere a padres que maltratan a los niños. Este es un problema serio, y que va en aumento conforme la familia se degrada sistemáticamente, como hoy ocurre. Pero privar a los niños de la figura paterna y materna es ya un maltrato de principio, por mucho “cariño” que se le eche.
 ** El hecho de que en las parejas homosexuales uno de los miembros remede el papel masculino y otro el femenino, no mejora la situación, desde luego.
 ** No debe olvidarse, además, que los curas y no curas pederastas son en su mayoría también homosexuales. Hace poco Ramón Pi señalaba cómo en las webs homosexualistas se encuentran a menudo apologías de la pederastia.
 Cualquier persona  que conserve algo de racionalidad y sentido común encuentra que las afirmaciones anteriores responden a hechos evidentes, sin necesidad de mayor explicación. Pero los homosexualistas –la mayor parte de los cuales no son homosexuales, sino simplemente enemigos de la familia y de la Iglesia-- son muy aficionados a crear embrolladas teorías que, como los comunistas, pretenden “científicas”. En relación con ello, escribí:
 ** No me opongo a que los homosexualistas expongan sus enrevesadas  sandeces. Me opongo absolutamente a que  las impongan y a que promuevan leyes totalitarias que les permitan perseguir a quienes discrepamos de ellos.
    Estas opiniones, naturalmente han sacado de quicio a los homosexualistas, que me acusan de “incitación al odio”. Es como si los nazis me acusaran de incitación a odiarles por poner de relieve su racismo. Pero mis opiniones sí han sido respondidas con verdaderas oleadas de insultos, obscenidades y deseos de muerte. Eso sí es incitación al odio, aparte de una expresión de odio enfermizo muy significativa. En Facebook, en Twitter, en los medios en general, la calumnia e incitación al odio a la Iglesia, por ejemplo, son constantes, pero por lo visto eso es “normal”.
    Esto de “incitación al odio” es la argucia más repugnantemente hipócrita  que ha inventado el totalitarismo hasta ahora para silenciar y perseguir a los inconformes. A su lado, las acusaciones de “antisovietismo”, por ejemplo, eran al menos más precisas y permitían saber a qué atenerse. Pero estos miserables pretenden montar una policía de los sentimientos, algo inédito, porque eso del “odio” resulta de lo más etéreo e interpretable, como se ven en la felonía de Facebook contra mí.
  Para colmo, los hipócritas de Facebook me invitan a que me autocensure: "Puedes --el maleducado tuteo. Creen estar tratando con coleguis-- revisar el contenido de la página" para que me autoricen a volver a publicar.  Dicen algunos que las redes sociales son una garantía de libertad. Ya ven con cuánta facilidad pueden convertirse en lo contrario
   Esto no debe consentirse, y hago una llamada a todas las personas que conserven un mínimo sentido de la libertad y la dignidad, a movilizarse contra los nuevos totalitarios que, poco a poco, van imponiendo en la sociedad una tiranía nueva, la más vil que se recuerde.


4 de septiembre de 2016

A vueltas con el tema de siempre: ¿Cómo construimos un movimiento patriota y social?


El Mundo publica hoy una noticia que con el título “España no sucumbe a la extrema derecha” recoge unas declaraciones de Norberto Pico, Jefe Nacional de Falange Española de las JONS. Que un medio de ámbito nacional y con tantos lectores se dirija a esta organización no es casualidad: en las dos últimas elecciones generales ha sido la organización que más candidaturas ha presentado en este ámbito ideológico denominado por algunos área patriota. Por mi parte desconfío de dicho término con el que pretende englobarse a todo opositor al liberalismo y al marxismo, ya que parece un cajón de sastre en el que incluir a todo el que no tiene cabida en el sistema actual, pero en esta ocasión lo emplearé ante las dudas que vuelven a plantearse sobre por qué en España no existe un equivalente a los partidos definidos como euroescépticos y populistas y etiquetados erróneamente como extrema derecha.

¿Por qué no existe una opción social y nacional en España con representación parlamentaria? La respuesta habitual acostumbra a ser los purismos ideológicos y la falta de unidad. Yo, desde luego, creo que las diferencias ideológicas son lo bastante importantes como para imposibilitar la colaboración de grupos diferentes y, sobre todo, minúsculos. Porque ahí está la principal causa: si los grupos patriotas son minúsculos no se debe a la división, sino a que los diferentes proyectos y la mentalidad de quienes los integran impiden cualquier confluencia que conceda mayores y mejores resultados.
Por ejemplo, en los últimos años he leído siempre con motivo de las elecciones de cualquier tipo (sin importar el grupo del que vinieran las declaraciones) que vale más tener militantes que votos; es decir, que es preferible tener disponibles a cincuenta afiliados para poner pegatinas o carteles que obtener apoyos electorales considerables. Imaginemos que realmente se obtiene una representación, aunque sea en un ayuntamiento pequeño. ¿De verdad creeríamos que es mejor el activismo en la calle, por muy bien que queden las fotos en Facebook o en Twitter, que la actividad del concejal en las instituciones? Por supuesto que una cosa no es incompatible con la otra, ya que los apoyos de la sociedad debemos ir a buscarlos porque no vendrán solos a nuestras filas por inspiración divina. Pero la inversión de tiempo y dinero en el activismo debería ir encaminada a entrar en las instituciones y no a quedar bien con nuestros parroquianos o para que el militante tenga la conciencia tranquila.

Pero no todo es responsabilidad del militante. Cierto es que existen más camaradas preocupados por el nombre, los símbolos y los uniformes (en el caso del ambiente falangista, en el resto del área patriota no lo sé) que por las propuestas que podamos ofrecer para solucionar los problemas de España. Pero el militante es (o debe ser) un reflejo de la mentalidad que se exige en su organización. Y cuando los comentarios en las redes sociales, el tablón público del área, muestran mayor preocupación por ver quién pone más propaganda en la calle y quién echa más horas ahí, o quién acude el 12 de octubre en Barcelona a Montjuic y quién acude a Plaza Cataluña, es porque en las organizaciones patriotas importa poco la política y más ver quién es el campeón de la carrera de caracoles. Con semejante panorama, ¿de verdad cabe esperar algo mayor si se juntan grupos ya de por sí hostiles? Estas situaciones las describió muy bien Jordi Garriga en su artículo “El océano y la pecera”, publicado en el portal Katehon y cuya lectura recomiendo para comprender mejor lo que explico.

Los males están localizados: sectarismo, mentalidad de tribu, escasa vocación política, postureo… Tampoco debe dejarse a un lado la deficiente formación, ya que por desgracia buena parte de los que se denominan patriotas basan su discurso en el rechazo a la inmigración y a los comunistas. ¿Cómo resolvemos el problema? Un movimiento político debería contar, en principio, con un cuerpo doctrinal cuyas bases ofrezcan respuestas concretas a los problemas puntuales que vayan surgiendo. En este apartado, Falange Española de las JONS ha sabido ofrecer propuestas tanto a nivel europeo como nacional, autonómico y municipal acordes a la ortodoxia doctrinal del nacionalsindicalismo. Pero, como ya he dicho, a buena parte de los azules les importa más cantar el Cara al Sol en alguna efeméride que conocer nuestras propuestas en sanidad, educación o banca.
Una vez tengamos claro nuestro discurso, lo lógico es organizarnos para darlo a conocer. Aquí es donde más errores se cometen, ya que ni el número ni la forma de ser de las personas es el mismo en todas las provincias y eso marca el trabajo y su calidad en cada delegación. Y se sigue cometiendo otro gran error, como es creer que todo gira alrededor del partido. En el caso de Falange llevo años oyendo repetir como mantra que no somos un partido sino un movimiento, pero a la hora de la verdad el falangista es el ser más partidista que existe al concebirlo todo como actividad del partido (de ahí la escasa importancia que muchos, por desgracia, conceden a la actividad sindical o estudiantil). Un movimiento no debe exigir la agrupación en el mismo ente, sino la colaboración de varios sectores autónomos en el mismo fin.

Enrique Moreno planteaba hace una semana la necesidad de articular un “esqueleto” como base de un movimiento patriótico y social: “Las tres posibilidades para poder hacer el esqueleto para organizar luego un movimiento son: FE de las JONS (Norberto Pico), España2000 (Rafael Ripoll), o una organización nueva de rápido despegue (¿?).
FE de las JONS ha hecho hasta ahora los deberes electorales, con un resultado discreto, pero real, puede afirmar tener capacidad para operar en un tercio de las provincias españolas. España2000, con sus más y sus menos, articula una federación que va a medio gas -RESPETO- y tiene unos electos que le dan cierta visibilidad.
Para que aparezca una organización nueva de rápido despegue hace falta un grupo de personas que hagan de grupo de reflexión y que planteen seriamente la construcción de una organización con voluntad de estructurar un movimiento patriótico amplio”.
Comparto en parte su propuesta, aunque insisto en no creer en los frentes nacionales (al menos con la situación presente, con un cambio de mentalidad en el área no rechazaría la posibilidad); como tampoco puedo creer en la nueva organización lanzada por un grupo de notables (ya se intentó con el nombre de Unidad unos meses antes de las elecciones europeas de 2014 y terminó en menos que nada).
Falange Española de las JONS como marca política ha tenido mayor presencia electoral y resultados a nivel nacional que otros grupos falangistas y patriotas; faltándole, en cambio, acciones puntuales y mediáticas que generen mayor atención que las habituales mesas informativas. Se sigue insistiendo en la necesaria unidad (por lo menos estratégica) de los falangistas, pero temo que por la mentalidad de los propios azules resulta preferible trabajar por hacer crecer una organización en concreto que integrar a otros grupos que previsiblemente crearían más problemas internos de los que ya provocan estando fuera de las siglas históricas.
España 2000, dejando a un lado la mala reputación de su nombre en la Comunidad Valenciana, ha logrado presencia institucional en el ayuntamiento de una localidad importante como Alcalá de Henares y alguna concejalía más en la comarca. La coalición de Respeto ofrece una buena imagen en las redes sociales, pero por ahora no pasa de ahí.
El tercer proyecto con opciones de futuro en el área patriota, a mi juicio, sería el Hogar Social Madrid, quienes además de prestar un servicio social concreto que el Estado ni las ONGs logran satisfacer (otro debate sería lo moralmente correcto que sea negar alimentos a un extranjero, porque como con todo habrá casos y casos) y protagonizar acciones con repercusión mediática han mostrado preocupación por la formación de sus afines mediante conferencias y actividades de tiempo libre. Pero a su discurso le sucede lo mismo que al de España 2000: la prioridad nacional gusta a la gente en el terreno privado y a corto alcance, pero electoralmente no atrae a nivel estatal (al menos por ahora).

Con estos datos y teniendo en cuenta que los puntos fuertes y débiles de unos no existen en otros y viceversa, ¿la cooperación entre estos tres sectores permitiría crear un movimiento patriota y social con capacidad de influir en la política nacional? Temo que no por razones ideológicas, aunque repito que si se presentara un proyecto serio de confluencia con personas sensatas y responsables debería estudiarse (lo que debe evitarse a toda costa es mezclarse con sujetos que repelen al pueblo español). Pero el panorama se aclara en comparación con otros años: en el sector histórico la alternativa con más opciones de salir adelante por su presencia electoral es Falange Española de las JONS, mientras que en el sector identitario es España 2000 por su presencia institucional (a la espera de ver por dónde salen el Hogar Social Madrid y algunas asociaciones de su estilo en las provincias). En política dos más dos no siempre suman cuatro y un proyecto no puede salir adelante con estimaciones de mezclar votos de unos y otros (y mucho menos con llamamientos por internet, boicots y campañas de descrédito destinadas a reducir la escasa clientela del otro para quedártela tú), sino a base de trabajo, compromiso y profesionalidad. Más adelante, si alguna de estas alternativas merece el apoyo de los españoles, su esfuerzo se verá recompensado y veremos si es cierto que podemos ser una alternativa real a la casta usurpadora de la soberanía del pueblo español.


http://www.hispaniainfo.es/web/2016/09/04/a-vueltas-con-el-tema-de-siempre-como-construimos-un-movimiento-patriota-y-social/

Este artículo fue publicado en el portal Hispaniainfo el 4 de septiembre de 2016


3 de septiembre de 2016

Nuevo reto para el curso y apertura de comentarios


El curso pasado tuve como objetivo escribir al menos un artículo por semana. Por desgracia, no pude actualizar el blog tanto como me hubiese gustado y la mayoría de las publicaciones estuvieron relacionadas con la actividad de Falange Española de las JONS. Dos convocatorias electorales y un curso académico muy estresante impidieron no sólo que dispusiera de tiempo para escribir con regularidad, sino que lo poco que publicaba era bajo presión y sin disfrutar con ello; es más, releyendo artículos de hace dos o tres años tengo la sensación de haber empeorado mi estilo y lo que antes ahora ágil e irreverente ahora exhala apatía, la gran enfermedad moral de nuestro tiempo. Tal vez me cansé de escribir siempre sobre lo mismo, si bien es cierto que de eso no tengo la culpa ya que uno escribe sobre lo que buenamente puede y sabe. Pero no hay mal que por bien no venga. Los últimos meses también me sirvieron para leer y aprender de personas que sí son referentes de sus ámbitos. Tal vez algún día pueda aportar algo realmente valioso a la reconstrucción de España… tal vez.

No tengo ningún problema en reconocer que soy una persona asocial. Claro que eso no significa que sea un sociópata que pisotea a sus semejantes. Mis tendencias misántropas son inofensivas y hasta románticas. No me gusta el modelo de ser humano que inculca el Occidente contemporáneo y en decisión tomada por mi libertad personal decido rechazarlo. Eso sí, todo el que me conoce bien sabe que de buenos modos soy un tipo estupendo. Pero para muchos, más de lo deseable, soy propenso al enfrentamiento. Durante mucho tiempo procuré evitarlos y prueba de ello es que en este blog no he permitido los comentarios. Pero, teniendo en cuenta que la mayoría de lo aquí publicado ya está a merced de los anónimos y trolls de turno en Hispaniainfo y Desde mi campanario, he pensado que lo mejor será dejar abierta la posibilidad de que se comente en mi propia casa. Eso sí, con moderación previa y sin dar cancha a los indeseables que sólo quieran amenazar o insultar. A fin de cuentas, que uno no sea liberal y rechace que todas las ideas sean igual de válidas no significa que no acepte la confrontación de propuestas.

Retomo, pues, el reto de publicar algo por semana como poco. El objetivo, como siempre, será ofrecer un rincón alternativo y personal de resistencia contra el mundo moderno (o postmoderno, según se mire; en ese debate prefiero no entrar). No soy la voz de mi generación ni pretendo serlo. Cada persona es un mundo y bastante tenemos ya con conquistar el nuestro. A lo que sí animo es a que la juventud piense por sí misma y se rebele contra el pensamiento único que pretenden imponernos en todos los ámbitos. Por mi parte, continuaré en rebeldía contra la sociedad que pretenden imponernos los apologistas del liberalcapitalismo y del régimen constitucional de 1978. Tampoco tengo ningún problema en debatir sobre artículos de hace meses o incluso años; a fin de cuentas, aunque haya cambiado mi forma de ver las cosas en algunos aspectos es posible que aprenda algo nuevo sobre mí mismo con la comparación o confirme si acerté o no en algún pronóstico. Pero lo más importante será el futuro que nos espera; no muy positivo, si nos atenemos a las últimas sesiones parlamentarias y a los noticieros, pero al cual no queda más remedio que hacer frente.


2 de septiembre de 2016

Valoración pacto PP -Ciudadanos y fallida investidura de Rajoy





Norberto Pico y Jorge Garrido analizaron el pacto entre Partido Popular y Ciudadanos y el
intento de investidura de Mariano Rajoy. Animo a su difusión para dar a conocer
cuál es la respuesta de los falangistas ante la situación presente.