26 de noviembre de 2016

Conferencia-coloquio de Jorge Garrido: "Los Tratados de Libre Comercio contra las naciones y los trabajadores"


El próximo viernes 2 de diciembre tendrá lugar en la sede de Unión Nacional de Trabajadores la charla-coloquio impartida por Jorge Garrido con el título de “Los Tratados de Libre Comercio contra las naciones y los trabajadores”. Será a las 19:30 horas en calle Carranza 13, 2º A de Madrid. ¡Acude y difunde!



24 de noviembre de 2016

Segunda charla-coloquio sobre liderazgo organizada por FE de las JONS Madrid


El próximo viernes 25 de noviembre, a las 19:30 horas, tendremos de nuevo la ocasión de escuchar y aprender de Fernando Marquez Horrillo y María Diez de las Heras dentro del ciclo de formación de líderes organizado por la Jefatura Territorial de Madrid de Falange Española de las JONS.
En esta ocasión el tema a debatir será “Herramientas del líder. Nuestra misión, siempre relacionada con las persona”.
Os invitamos y esperamos a todos en nuestra sede nacional de Madrid (c/ Carranza 13, 2º A).


21 de noviembre de 2016

Conferencia íntegra del profesor José Ramón Alonso: "José Antonio y Unamuno. La salvación de la civilización occidental"





El pasado viernes 18 de noviembre tuvo lugar en la sede de Falange Española de las JONS en Madrid una conferencia impartida por José Ramón Alonso, profesor de Filosofía, en la cual explicó la influencia del pensamiento de Unamuno en José Antonio Primo de Rivera. Al contrario de lo que pueda sugerir el título, se trató de una ponencia muy amena y entretenida cuya visión recomiendo.




15 de noviembre de 2016

El José Antonio en el que cada cual cree


Hace poco leí el reciente ensayo de Ernesto Milá que con el título Germánicos contra bereberes. Las reflexiones del “último José Antonio” defiende una novedosa tesis en la cual el fundador de Falange se habría aproximado al nacionalsocialismo alemán (sin que conllevara una asimilación ideológica) durante los meses previos a su ejecución. Los razonamientos expuestos por Milá son coherentes: colaboración político-militar entre la España nacional (donde estaban combatiendo los falangistas) y el Tercer Reich, los logros sociales del nacionalsocialismo para el pueblo alemán y la primacía internacional de la Alemania de Hitler sobre el resto de terceras vías (o “fascismos” en sentido genérico) en 1936. La teoría no es nueva. Stanley G. Payne[1] defendió planteamientos muy similares, aunque sin profundizar tanto, sobre una presunta interpretación racial de la Historia de España por parte de José Antonio. Dejo a juicio del lector estudiar el trabajo y sacar su propia valoración sobre tan polémico asunto.

Sí deseo, en cambio, citar una referencia de Milá sobre las diversas interpretaciones de José Antonio: “Lo que podemos llamar el “polimorfismo joseantoniano” es aquel que permite ver entre los católicos a un José Antonio siguiendo más que nunca los mandatos de la Iglesia, entre los sindicalistas de izquierdas a uno de ellos, para un franquista le parecerá seguramente el hombre que más hizo a favor de la sublevación del 18 de julio de 1936, mientras que un “falangista de izquierda” verá en él al primer crítico despiadado de la dictadura… Y todo esto haciendo referencia ¡al “último José Antonio”!
Todos encuentran en algún texto, en alguna frase, en algún recoveco de su vida, elementos suficientes para justificar sus visiones particulares de José Antonio. En las mil y pico páginas de las Obras Completas, los Papeles póstumos, la correspondencia epistolar, las circulares, etc, etc, es frecuente que cada cual busque algún detalle perdido que le permita dar el “giro” que pretenden a la doctrina, al pensamiento y a la dimensión que se forja de José Antonio Primo de Rivera. Todo esto no parece muy serio. Da la sensación de que el pensamiento de José Antonio y su vida sean algo así como un chicle que se puede “estirar” en una dirección o en otra, deformarlo a placer, convertirlo en un globo, luego en un hilillo y, finalmente, ingerirlo de nuevo para seguir mascándolo[2].

Cualquiera que haya conocido o conozca los ambientes falangistas habrá presenciado en primera persona los debates sobre lo que decía o quería decir José Antonio en tal o cual situación (tampoco omito los debates sobre qué hubiera hecho). Efectivamente, hay José Antonios para todos los gustos: desde el José Antonio antifascista que el mismísimo 29 de octubre de 1933 ya no tenía nada que ver con la redacción de El Fascio unos meses antes o el que visitó Roma a pocas semanas del mitin en el Teatro de la Comedia hasta el José Antonio al que sólo le faltaba desfilar entre antorchas y con camisa parda en Núremberg portando una esvástica; desde el José Antonio que iba a misa todos los domingos y exigía ser un católico consecuente a los demás dirigentes de Falange hasta el José Antonio que se acostaba con una mujer casada y proclamaba el laicismo (cuando no una futura defensa del divorcio) como política estatal; desde el José Antonio que predicaba el orden social entre patronos y obreros dentro de las empresas hasta un José Antonio autogestionario; desde el José Antonio que repartía guantazos a sus enemigos sin inmutarse hasta el José Antonio que proclamaba paz y amor entre todos los hombres… Lo dicho, hay José Antonios para todos los gustos y cada cual se queda con el que le gusta o interesa. Eso me ha demostrado la experiencia.

Con el tiempo he optado por entrar lo menos posible en debates históricos y, sobre todo, he procurado separarlos de la actividad política. Ya no sólo es que al común de los españoles no le interesen ni los conozca, sino que no debiera preocuparnos lo más mínimo a los teóricos herederos. Es una realidad que las estrategias y los discursos de las organizaciones falangistas contemporáneas son antagónicos y es un hecho tan real como puede darse ese antagonismo entre organizaciones comunistas y liberales dentro de sus respectivos ámbitos ideológicos. Si no fuera por ocupar una parcela política minusculísima dentro de la política nacional y porque ostentar el nombre de Falange es algo clave para perpetuar la subsistencia de quienes nos declaramos herederos políticos de José Antonio, el mantra de la división no supondría un problema si existiera una organización ampliamente mayoritaria frente a las demás. Pero, a la espera de que el tiempo extinga a todos o a casi todos los grupos falangistas y alguno pueda convertirse en esa organización mayoritaria, es obligación de los mismos ofrecer respuestas a los problemas que nuestro tiempo requiere. Y esas respuestas no las vamos a encontrar indagando en las Obras completas de José Antonio o de cualquier otro dirigente de su época (porque, por más que suene a herejía y por más que existan similitudes muy desagradables entre ambas épocas, no vivimos las mismas circunstancias), sino que corresponde a los falangistas del siglo XXI plantear alternativas al mundo del liberalcapitalismo (precariedad laboral, ingeniería social, pérdida de identidad, etcétera).

No me gustaría que los falangistas del siglo XXII (si es que todavía existimos) perdieran el tiempo teorizando sobre lo que proponíamos o queríamos proponer en el año 2016. Así que, si de verdad se admira a José Antonio, déjense los debates sobre sus filias y sus fobias para los investigadores de la Historia y hagamos política para el pueblo español de una vez. Aunque sólo sea por que algún día las futuras generaciones puedan disfrutar de una España más justa que otros no hemos tenido la suerte de vivir.

http://desdemicampanario.es/2016/11/15/el-jose-antonio-en-el-que-cada-cual-cree/

http://www.hispaniainfo.es/web/2016/11/15/el-jose-antonio-en-el-que-cada-cual-cree/

Este artículo fue publicado en el portal Desde mi campanario y en el portal Hispaniainfo el 15 de noviembre de 2016




[1] De Aguinaga, E., y Payne, S.G.; José Antonio Primo de Rivera, Ediciones B, 2003, Barcelona; pags. 235-239
[2] Milá, E.; Germánicos contra bereberes. Las reflexiones del último José Antonio, Eminves, 2016, Barcelona; pags. 7-8

14 de noviembre de 2016

Conferencia de José Ramón Alonso el 18 de noviembre en Madrid: "José Antonio y Unamuno. La salvación de la civilización occidental"


El próximo viernes 18 de noviembre tendrá lugar en Madrid una conferencia impartida por el profesor José Ramón Alonso Sarro bajo el título "José Antonio y Unamuno. La salvación de la civilización occidental". Animamos a nuestros afiliados y simpatizantes a que acudan a las 19:30 horas a nuestra sede nacional en Madrid (c/ Carranza 13, 2º A).



4 de noviembre de 2016

Una incierta nueva legislatura

Fotografía de El Confidencial

Tras casi un año con el Gobierno en funciones volvemos a tener Ejecutivo. La situación teóricamente transitoria no fue inconveniente para aprobar medidas polémicas como las revalidas de la LOMCE, la tan polémica ley educativa cuyo fin parece inminente nada más abandone el Partido Popular el timón de este país. Y es que la nueva legislatura se presenta tan incierta que hay razones de sobra para creer que Mariano Rajoy y su equipo, por más que apelaran a la responsabilidad, hubieran preferido unas terceras elecciones generales (o la repetición del 26 de julio, según se mire) antes que contar con la mayor minoría de todo el Congreso. El previsible descenso de apoyos a Ciudadanos y el Partido Socialista les invitaba a ello. Pero ciertos movimientos en la calle Ferraz impidieron una futura y previsible mayoría parlamentaria de la derecha. Lo cierto es que uno ya no sabe si creer que la mano de Felipe González y los barones socialistas se dirigía más a evitar un pacto con Podemos, a dejar en minoría inútil a Rajoy en el Gobierno o ambas cosas.

El último curso nos da algunas pistas sobre cómo podría transcurrir la nueva legislatura. El Partido Popular necesitará del apoyo de Ciudadanos y la abstención del Partido Socialista si desea sacar adelante algún proyecto. Y esta abstención socialista dependerá de si Pedro Sánchez retorna a la secretaría general o si Susana Díaz se hace con el cargo. Se presenta muy complicado para el Gobierno contentar a los posibles apoyos, sobre todo cuando uno de ellos vive en una gran inestabilidad interna, pero siempre les quedará la mano de Felipe González para salvar in extremis lo que para todos ellos es fundamental.
Tampoco debemos olvidarnos de la supuesta oposición al régimen. Pablo Iglesias y Gabriel Rufián prometen un esperpento continuo cada vez que abran la boca ante el atril del Congreso. El primero hablando demagógicamente de patria cuando le conviene y el segundo ignorando que su partido evita hacer pupa a la burguesía catalana con los chanchullos de la familia Pujol. No les oiremos una sola palabra en defensa de la soberanía de España frente a la Unión Europea y la OTAN (es lo que tiene ser partidarios de ambas instituciones), pero referencias históricas tendremos para aburrir. No recuerdo en los años previos a éste último haber escuchado en el Congreso tantas alusiones al franquismo, incluso por parte del Partido Popular. Tenemos la desgracia de vivir en un país donde Historia, ideología y política se fusionan hasta límites insospechados.

¿Razones para tener esperanza con el nuevo Gobierno? Ninguna. Quisiera equivocarme, pero es la realidad. Al problema separatista sólo se le responde con aplicar la ley, que sigue ahí muerta del asco. La LOMCE promete trabajadores muy bien formados, pero (además de marginar la instrucción en Humanidades) eso será inútil si ni siquiera existen trabajos que ocupen. Continúan existiendo los desahucios, aunque interesen menos porque Madrid y Barcelona están gobernadas por quienes prometieron erradicarlos aun no teniendo competencia para ello. La Ley del Aborto se reformó mínimamente en la línea de Rajoy y el electorado provida en su mayoría ya se quedó tranquilo por regir una ley popular y no una socialista. Y desde Bruselas nos exigen más recortes, que Rajoy acatará sumisamente, y desde Washington nos marcan la política internacional a la espera de que la nueva presidenta nos lleve a la esquizofrenia mundial. No sabemos cuánto durará, pero tenemos el circo garantizado. Ya que lo pagamos todos los españoles con nuestros impuestos, al menos preocupémonos un poco de lo que sucede dentro del Congreso. Al contrario de lo que se piensa habitualmente, lo que sucede ahí dentro sí nos afecta a la hora de comer.

http://desdemicampanario.es/2016/11/05/una-incierta-legislatura/

http://www.hispaniainfo.es/web/2016/11/07/una-incierta-nueva-legislatura/

Este artículo fue publicado en el portal Desde mi campanario el 5 de noviembre de 2016 y en el portal Hispaniainfo el 7 de noviembre de 2016