28 de febrero de 2017

Presentación en Valladolid de la campaña "Recuperar la soberanía para defender nuestros derechos"


La falta de soberanía nacional que padecemos los españoles se traduce en un recorte de derechos sociales. Desde hace décadas, España no decide sobre sus asuntos jurídicos, energéticos, militares o económicos. Y el pueblo español padece las injustas decisiones que se toman en Bruselas, y que buscan transformar nuestro país en un lugar para deleite de los jubilados centroeuropeos. Para concienciar al pueblo español, Falange Española de las JONS ha lanzado la campaña "Recuperar nuestra soberanía para defender nuestros derechos", que se presentará el próximo sábado 4 de marzo, en el hotel Felipe IV de Valladolid, a las 18:00 h.

En el acto intervendrán el abogado y candidato al Parlamento Europeo Carlos Martínez Cava, el secretario General de FE de las JONS, Iván García; y Norberto Pico, Jefe Nacional de FE de las JONS.

"La lucha de los estibadores", tertulia con Jorge Garrido el 3 de marzo


Este viernes 3 de marzo, a las 20:00 horas, el abogado laboralista Jorge Garrido intervendrá en nuestra tertulia de afiliados y simpatizantes de Madrid para explicar el conflicto de los estibadores portuarios. Acude a nuestra sede nacional para conocer la realidad que no te explicarán en los grandes medios.

Sentido común contra las imposiciones de las locazas


La decadencia de Occidente no es ningún tópico, tampoco una obsesión reaccionaria. Sólo el progre alienado hasta el límite es incapaz de percibirlo. Pero esta decadencia se haya institucionalizada y, lo que es peor, asimilada por buena parte de la sociedad. Esa buena parte ni siquiera es mayoritaria, por fortuna queda mucha gente a la que ciertas consignas le produce estupor, cuando no rechazo; pero esta minoría considerable sí es ruidosa y, entre otros aspectos, termina imponiendo a la larga qué es lo políticamente correcto y qué no. Sólo hay que ver la última caza de brujas tuitera y la enésima falta de respeto a nuestra tradición religiosa para comprobarlo.

Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo”. Esta campaña de HazteOír (asociación que no me gusta nada, por sus postulados liberales y por su presunta vinculación con la secta de El Yunque) ha desatado la indignación del lobbie LGTB (en adelante y para abreviar, las locazas). A estas locazas les ha parecido indignante esta elemental lección sobre anatomía humana y biología. Recuerdo que a los siete años me explicaron esta lección en el colegio y todos sabíamos de antemano lo que cada sexo tenía entre las piernas. Nadie se traumatizó ni se sintió indiscriminado. Pero a las locazas les ofende por supuestamente discriminar a niños y niñas que, confundidos y hormonados, puedan formar parte de su núcleo de adeptos. Porque esos niños y niñas, realmente, les importan tan poco como la opinión de sus padres, que les resbala y por ello justifican que se puedan hormonar sin el consentimiento de quienes ostentan la patria potestad sobre dichos menores; estas asociaciones de locazas necesitan un caladero con el que justificar las subvenciones que reciben como parte del proyecto de ingeniería social que une por igual a Partido Popular, Partido Socialista, Podemos, Izquierda Unida y Ciudadanos.

Que un hombre o una mujer quiera cambiar de sexo, cual prenda de vestir o equipo de fútbol, es su problema. Sí, has leído bien, es su problema; a mí, por ejemplo, me gustaría medir veinte centímetros más y no padecer miopía, pero tengo que conformarme con lo que la genética me ha dado. No obstante, si ese señor o señora es mayor de edad y con su dinero (¡nunca con el de todos los contribuyentes!) desea quitarse o ponerse lo que sea, allá él o ella. Lo que no puede normalizarse, por más leyes y censuras políticamente correctas que pretendan imponer, es que uno puede ser lo que le viene en gana o siente. Un hombre que se sienta mujer no es una mujer, igual que una mujer que se sienta un hombre no es un hombre, porque eso sería como decir que la suma de dos y dos es cinco.

Se llama disforia de género”, han insistido en una conocida serie televisiva que se ha posicionado en la vanguardia de esta ofensiva transexual; y, como no dudo que sea eso, sugiero que esas personas sean respetadas en su dignidad pero tratadas por profesionales de la psicología antes que impuesta su situación al resto en pos de una normalización imposible. Ahora bien, a los personajes (o personajas, que uno ya no sabe lo que son) que se burlan de la religión católica, por falta de testículos o de ovarios para mofarse del islam o del judaísmo, les recomiendo una temporadita aislados del resto de la humanidad y bajo la supervisión de un psiquiatra. Porque, por mucho que la locaza de turno disfrute disfrazándose de mamarracho o mamarracha (en su problema, insisto), hay líneas rojas que no deben consentirse. O que al menos una comunidad sana no permitiría, descripción que no puede atribuirse a este régimen político que nos desgobierna desde 1978.

http://www.hispaniainfo.es/web/2017/02/28/sentido-comun-contra-las-imposiciones-de-las-locazas/

http://desdemicampanario.es/2017/03/01/sentido-comun-contra-las-imposiciones-del-lobbie-lgtb/

Este artículo fue publicado en el portal Hispaniainfo el 28 de febrero de 2017 y en el portal Desde mi campanario el 1 de marzo de 2017

20 de febrero de 2017

Presentación en Madrid de "Siria. Entrevistas para comprender un conflicto" el 24 de febrero


Este viernes 24 de febrero, a las 20:00 horas, Carlos Paz presentará en nuestra sede nacional el libro Siria. Entrevistas para comprender un conflicto. Acude para conocer la realidad sobre Siria que no te explicarán en los grandes medios.


12 de febrero de 2017

La tragedia de Rafael García Serrano


Releía hace poco al azar el Discurso a las juventudes de España de Ramiro Ledesma Ramos, en concreto su explicación final sobre la importancia de los uniformes políticos:
Las juventudes uniformadas saben, en fin, que son precisamente ellas, con el signo exterior que las distingue, teniendo las ideas vinculadas a su brazo, a su puño, a su camisa o a su gorra, las que de verás están adscritas con firmeza y sinceridad, permanencia y sacrificio, a una bandera. E invitan, por tanto, burlonamente, a las gentes maduras y sensatas, a que no vinculen las ideas a vísceras tan profundas como el corazón, sino que las saquen al aire, de modo que se vean, exponiéndolas con sencillez, en la seguridad de que es más difícil cambiar de camisa que de corazón (o de chaqueta)[1]. Bastante o incluso toda la razón tendría en 1935, año en que el citado ensayo vio la luz; pero la experiencia de la cada vez más cuestionada Transición nos recuerda que exhibir un uniforme (sobre todo una camisa azul con el yugo y las flechas) no es garantía de fidelidad a unos principios con el transcurrir de los años.

Recordé estas palabras con motivo de la conmemoración del centenario de Rafael García Serrano este último sábado en Madrid. No pude estar presente durante todo el acto (y seguro me perdí un interesantísimo coloquio) ni he leído la obra completa del escritor y periodista navarro, pero si algo me resultó asombroso fue cómo los ponentes aludían sin descanso a la fidelidad de Rafael García Serrano hacia sus ideales y a cómo durante toda su vida no dejó de ser el joven de diecinueve años que se convertiría en alférez luchando en la trágica contienda civil por una España mejor. Por desgracia, los prejuicios ideológicos impedirán a muchos valorar a un hombre que dio la cara por su chófer ex combatiente comunista (denunciado por futuros demócratas de toda la vida), que buscó al hombre que salvó a su padre de su fusilamiento para devolverle el favor (un anarquista de la FAI) y que renunció a una vida cómoda por mantenerse fiel a sus consignas de siempre (negándose a que el Arriba, periódico de renombre del que era director, se convirtiera en un órgano de apoyo a la futura monarquía en un momento en que al general Franco nadie osaba contradecirle públicamente).

Su hijo Eduardo y el resto de ponentes denunciaron el silencio mediático de las asociaciones de periodistas y de las instituciones del mundo de la cultura ante el centenario de su nacimiento. Esta evidente omisión contrasta con el pesar del mundo de la cultura cuando tuvo lugar el fallecimiento de Marcos Ana, más reivindicado por comunista preso durante el franquismo que por poeta; sin duda, la comparación es odiosa e injusta, ya que Rafael García Serrano combatió de frente, con el fusil en la mano, durante la contienda mientras que el tal Marcos Ana asesinó a tres personas en la retaguardia[2] y, tras muchos años en prisión, partió hacia Francia para combatir desde el exilio a un Estado del 18 de Julio cuyo fin ya se intuía cercano. Pero al parecer así se lo había reconocido Camilo José Cela al propio Rafael García Serrano, que cuando renunciara al yugo y las flechas no tendría ningún problema para ser admitido en la Real Academia de la Lengua; conociendo cómo terminó, el primero se quedaría con las ganas.

Tal vez influidos por su Eugenio o proclamación de la primavera, se ha hablado mucho sobre la tragedia española que representaron los falangistas, hostigados por las izquierdas y defenestrados por las derechas en su intento de unir a los españoles sin divisiones políticas partidistas; falangistas cuyos jóvenes combatientes derramaron su sangre a lo largo y ancho de España mientras los supervivientes, derrotados en la victoria, quedaban solos y sin referentes tras las ejecuciones de los primeros espadas a manos del Frente Popular y el aislamiento de los más incómodos en los años de posguerra. Pero, aun falleciendo con setenta y un años, Rafael García Serrano no había renunciado a seguir formando parte de esa generación y en su caso la tragedia se convierte en omisiones por parte de los intelectuales oficiales que, como mucho, le ensalzaban fuera de los micrófonos.

Aunque todo parezca perdido, no deja de ser esperanzador que una minoría siga recordando a un autor verdaderamente maldito por sus ideas como fue Rafael García Serrano. Ojalá el acto de ayer en Madrid sea el primero de muchos en recuerdo de este autor, ignorado a partes iguales por los afines a Podemos y al Partido Popular. Sólo nos queda desear que en nombre de la cultura y la libertad de expresión no vuelva a vetarse (ni a ensalzarse) a nadie única y exclusivamente por motivaciones políticas.

http://www.hispaniainfo.es/web/2017/02/12/la-tragedia-de-rafael-garcia-serrano/

http://desdemicampanario.es/2017/02/13/la-tragedia-de-rafael-garcia-serrano/

Este artículo fue publicado en el portal Hispaniainfo el 12 de febrero de 2017 y en el portal Desde mi campanario el 13 de febrero de 2017




[1] Ledesma Ramos, R.; Obras completas, Volumen IV, Fundación Ramiro Ledesma Ramos, Madrid-Barcelona, 2004; pág. 129
[2] Izquierda Unida le aclamaba hace poco como un referente democrático. Con referentes así se entiende que para Alberto Garzón los asesinatos cometidos por la banda terrorista ETA tengan una explicación política.

Intervención en el homenaje a Matías Montero (11-02-2017)



Un año más los falangistas recordamos a Matías Montero. La muerte de cada caído es una semilla más en la lucha por la Patria libre y justa que anhelamos; pero la suya, en concreto, fue especialmente fértil por terminar de convencer a José Antonio, nuestro primer Jefe, nuestro primer Capitán, de lo que significaba el combate por la España Una, Grande y Libre que hemos reclamado desde entonces, haciéndole más consciente que nunca de que jóvenes con toda la vida por delante la sacrificaban gustosamente con la esperanza de que su sacrificio sirviera para labrar un futuro mejor.
Ochenta y tres años después, los falangistas estamos obligados a luchar por un futuro mejor que el presente que sufrimos. El nefasto Estado de las Autonomías, de cuyos males ya avisamos en su momento, avanza hacia la disgregación de España con el beneplácito de la casta política, de la vieja y de la nueva; la Unión Europea nos mantiene como una colonia, imponiéndonos cómo debe ser nuestra economía y colocando sobre nuestros cuellos una soga en forma de deudas y rescates financieros; el imperialismo anglosajón, se llame Estados Unidos o Reino Unido, mantiene sus sucias manos sobre algunas zonas de nuestro territorio nacional.

Puede que esté muy oído, pero es obligado recordar que nos esperan tiempos muy duros. Si la situación política no apunta mejoras, menos aún el futuro de los jóvenes. Las estadísticas oficiales sobre el desempleo juvenil son alarmantes; para el Estado, son un problema muy grave, posibles descontentos que incordien y a los que se debe dar una solución, pero sólo cifras al fin y al cabo con las que prometer nuevos planes de empleo que después de las elecciones no serán ni la mitad de lo que hablaban.
Tras años de recortes parece que el precio de las matrículas, aunque muy elevado, se estanca; el problema ahora surge con los numerosos titulados cuya formación les sirve de poco y se ven obligados a desempeñar tareas para las que no se prepararon. Las últimas promociones universitarias no han sido las generaciones mejor preparadas de la Historia, sino las más estafadas. Nunca con tantos estudios, con tanta formación, se ha podido obtener tan poco.
Al Estado le preocupan estos descontentos, sin duda. Pero no esperemos que Rajoy, Iglesias, Rivera o el futuro líder socialista reclame a la Unión Europea y a los Estados Unidos que España debe recuperar sus competencias y aplicar como país soberano las políticas que estime oportunas.

Los falangistas tenemos la obligación de continuar luchando por los mismos ideales de nuestros predecesores, eso que no lo dude nadie. Por eso, pero especialmente por las generaciones del futuro y por el porvenir de España, tenemos la obligación de luchar por liberar a nuestro país de las garras de quienes lo mantienen prisionero. Decidamos sobre nuestra política económica, garanticemos un futuro a la juventud que vendrá. España nos necesita y debemos estar a la altura de lo que nos será exigido dentro de poco.
Que el sacrificio de Matías Montero nos haga reflexionar sobre lo mucho que vale la causa a la que servimos. Como dijo hace poco, con motivo de la efeméride de su aniversario, el camarada Jaime Bertomeu: “No tenía camisa azul, ni su madre ni novia le habían bordado en rojo ayer su yugo, no le hacían falta para cumplir con su deber de soñar una España mejor y dar la vida por unas ideas”. Añado que, al igual que José Antonio y otros camaradas que nos precedieron en el sacrificio, lo que sí tenía era la comprensión de que España necesitaba de un patriotismo social y revolucionario que le devolviera su honra. Adelante, pues, ¡seamos dignos sucesores en su lucha y honremos el nombre de nuestros caídos y de Falange Española de las JONS con nuestro compromiso!

9 de febrero de 2017

Tertulia de afiliados y simpatizantes de FE de las JONS en Madrid el 10 de febrero


Este viernes 10 de febrero contaremos con el abogado penalista Javier Juárez en una nueva tertulia de afiliados y simpatizantes de Falange Española de las JONS. El tema a tratar será el proceso judicial en que está implicado Artur Mas con motivo del pseudorreferéndum del 9 de noviembre de 2014, por lo que será una buena oportunidad para conocer aquellos datos que los medios omiten. No dudes y acude, ¡contamos contigo!

7 de febrero de 2017

Homenaje a Matías Montero el sábado 11 de febrero en Madrid


Falange Española de las JONS rendirá homenaje a Matías Montero este sábado 11 de febrero a las 12:00 horas en el cementerio de Santa María (Madrid). Quienes no conozcan la zona pueden consultarnos llamando al 691484396.

6 de febrero de 2017

Centenario del nacimiento de Rafael García Serrano, escritor y periodista maldito


Este sábado 11 de febrero se conmemorará en Madrid el centenario del nacimiento del escritor y periodista Rafael García Serrano, maldito donde los haya para los tiempos que vivimos. El autor de Eugenio o la proclamación de la primavera y La fiel infantería (comparada con la alemana Tempestades de acero de Ernst Jünger) siempre fue un orgulloso falangista que nunca renegó de sus principios a pesar de que ya en su época empezaba a pasar factura profesionalmente. Los amantes de la buena literatura que no renegamos del compromiso por un mundo mejor tenemos una cita obligada para este fin de semana.